NOTIMEX
9 de noviembre de 2013 / 11:05 p.m.

Guadalajara.- El Ministerio Público determinó que Miriam Carolina Enríquez Martínez, no es culpable de la muerte de su hija, Kimberly Vianey, pero es presunta responsable por los delitos en materia de inhumación y exhumación, así como de falsedad en declaraciones, informó la Fiscalía General del Estado.

Enríquez Martínez reportó la desaparición de su hija el pasado 5 de noviembre por lo que se activó la Alerta Amber, sin embargo posteriormente se descubrió que el cuerpo de la niña estaba en su casa y se determinó que había falleció a causa de una neumonía aguda de origen viral.

En la denuncia la madre manifestó que la menor había sido sustraída de su hogar, ubicado en la calle Esmeralda, colonia Arroyo de las Flores, municipio de Tlaquepaque, por lo que se consideró que la integridad de la menor estaba en riesgo.

El 7 de noviembre, peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses le aplicaron la prueba del polígrafo a Enríquez Martínez y en sus declaraciones cambió la versión, pues dijo que había vendido a la menor.

Al ser interrogada por los investigadores, la mujer terminó por confesar que ese día le dio un biberón a su hija y se puso a jugar con el otro niño, pero cuando regresó a verla ya estaba sin vida.

Enríquez Martínez indicó que cayó en pánico y por temor a que la acusaran de provocar el fallecimiento, decidió esconderla dentro de un oso de peluche, para después avisarle a su familia que se la habían robado.

El cuerpo de Kimberly Vianey fue recuperado el 7 de noviembre y la autopsia reveló que la menor presentó síndrome de insuficiencia respiratoria causada por una neumonía aguda de origen viral coadyuvada por una desnutrición severa, lo que le causó la muerte. La pequeña no tenía huellas de violencia física.