9 de septiembre de 2013 / 08:33 p.m.

El defensa argentino Mateo Musacchio ha reconocido que el Villarreal afronta el duelo del próximo sábado ante el Real Madrid en una buena racha después de haber ganado los tres primeros partidos de Liga, pero ha recordado que el conjunto madridista es uno de los "mejores del Mundo".

"Tenemos las confianza de las tres victorias y eso nos da tranquilidad y poder afrontar el partido de otra manera, pero jugamos con uno de los mejores equipos del mundo y eso es muy complicado", ha comentado hoy el zaguero argentino en rueda de prensa.

Aunque ha reconocido que al partido de El Madrigal ambos equipos llegan con los mimos puntos, ha puntualizado que se llevan disputadas tres jornadas de competición, por lo que la situación "no es representativa para toda la Liga".

Pese a que en su caso nunca le ha ganado al Real Madrid, Musacchio ha recordado que su rival del sábado ha perdido partidos, lo que hace "pensar que no son invencibles" y el objetivo será "ganarles y darle una alegría a los aficionados".

El jugador rosarino ha asegurado que todos los jugadores del Villarreal tienen ganas de afrontar este partido pero considera que será "un premio" para los jugadores que ya estaban en el equipo que descendió a Segunda hace dos temporadas. "Es algo que nos merecíamos después de tanto sufrir el año pasado y el del descenso", ha apuntado.

"Estos son partidos especiales y que todo el mundo quiere jugar. Son partidos en los que hay que estar muy centrados y muy unidos. Tenemos nuestras opciones, nuestra forma de jugar y vamos a ver si podemos ganar jugando así", ha añadido Mateo Musacchio.

Además, respecto al Madrid, ha apuntado que el hecho de que juegue Gareth Bale o no en el partido del sábado es "algo que no importa", puesto que el Real Madrid "tiene muchos jugadores y muy importantes todos ellos, por tanto son buenos y peligrosos juegue quien juegue".

Para Musacchio, el actual Villarreal es diferente al de otras temporadas, al ser "más directo y que puede hacer más daño a la contra".

El central del Villarreal prefería que la Liga no hubiese parado, ya que el equipo estaba bien "y siempre que las cosas funcionan no se quiere parar", si bien ha añadido que "parar o no, no asegura el jugar igual o seguir en esa racha".

En el apartado personal, ha reconocido que está "a gusto en el equipo", ya que se siente "importante" por estar "jugando muchos partidos" y por haber "ayudado al equipo a volver a donde merecía".

EFE