20 de marzo de 2013 / 04:32 p.m.

El primer actor Ignacio López Tarso reconoció que a pesar de que es visto como uno de los grandes pilares de la actuación en México no le agrada mucho que lo vean como un catedrático en ese rubro.

 

Monterrey.- No cabe duda que para ser maestro se necesitan muchas cualidades, entre ellas la experiencia y más cuando se trata de la enseñanza actoral.

Es precisamente en ésta, en donde el primer actor Ignacio López Tarso ha dado muchos frutos.

A pesar de que el título de maestro es algo que no le gusta, no cabe duda que los años y su talento han sido fuente de enseñanza para muchas jóvenes promesas en la actuación.

"“Sigo dando clases en el escenario, pero no tengo tiempo ni paciencia para ser maestro"”, expresó el actor.

Tras su visita a Monterrey para presentar la puesta en escena El cartero, López Tarso aseguró que ver trabajar a nuevos talentos para él es sinónimo de entrega, algo que lo revitaliza para seguir haciendo lo que más le apasiona en la vida.

"“Para mí es un estímulo. Ellos dicen: ‘Yo aprendo con López Tarso’, pero yo les digo que aprendo mucho de la entrega y la inocencia con que se entregan los jóvenes en escena, después la técnica te hace no entregarte tanto.

“"Uno aprende mucho de los jóvenes y claro ellos también tienen una manera de aprender cualquier cosa”", dijo.

Esta experiencia la ha vuelto a vivir el primer actor, que si bien en este montaje comparte el escenario con una gran actriz como Helena Rojo, también trabaja junto a dos jóvenes como Livia Brito y Rolf Petersen.

"“Eso me pasa en casi todas mis obras. Por fortuna en La tempestad, que fue la anterior obra con la que vine aquí, ahí la mitad del reparto eran jóvenes de las escuelas de teatro de México”".

Tras revelar que un corto tiempo impartió clases en la escuela de Teatro de Bellas Artes, expresó que es algo que no volvería a hacer, al menos dentro de las aulas.

Y es que a pesar de que ha guiado en las tablas a un sinnúmero de actores, debido a sus actividades no cuenta con el tiempo suficiente para dedicarlo a la docencia.

"“Me salió un contrato muy importante y tuve que dejar a medias a mis alumnos, les pedí perdón, pero ya estaba cometido el error, quedé muy mal y juré jamás dar clases si no tenía tiempo suficiente para hacerlo; y no he tenido”", subrayó.

Tras ser cuestionado sobre si ha pensado en retirarse de la actuación dejó claro que es un tema que no pasa por su mente.

"“No lo he pensado (el retiro), cuando no tengo nada que hacer me aburro, me pongo a leer, pero de todos modos llega un momento en el que me hace falta la práctica de la actuación"”, mencionó.

Durante la conferencia de prensa, el protagonista de la película Macario además recordó como hace 53 años llegó a La Sultana del Norte para inaugurar el Teatro del IMSS, en 1960, con la puesta en escena Edipo Rey.

Ignacio López Tarso estará en Monterrey para presentar la obra El cartero, que narra la historia de amistad que nace entre Pablo Neruda y su cartero Mario, misma que será presentada hoy y mañana en el Auditorio Cumbres con funciones a las 19:00 y 21:30 horas.

 ROBERTO REYES