27 de marzo de 2013 / 03:19 a.m.

 Guerrero • El presidente del Consejo Estatal del PRD, Ilich Augusto Lozano Herrera acusó al magisterio disidente de utilizar la memoria del caso Ayotzinapa para presionar al gobierno y eludir la posibilidad de un desalojo cada que bloquean carreteras.

Lozano Herrera consideró como excesivas algunas acciones emprendidas por la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) en el contexto de la lucha contra la Reforma Educativa federal.Se refirió a medidas como el cierre de carreteras, la toma de las casetas de cobro y de edificios públicos, por lo que estableció la razón por la que las autoridades no procedieron con la fuerza que las circunstancias reclamaron en algunos momentos.

“Yo estoy seguro de que el tema previo de Ayotzinapa impidió al gobierno operar de mejor manera el tema, además de que dio herramientas a los maestros para seguir presionando”, anotó.

No obstante, saludó el hecho de que autoridad y magisterio hayan logrado establecer un acuerdo “sin que haya sangre ni excesos por parte de las autoridades”.

Recordó que el 12 de diciembre de 2011, un contingente de estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa fue desalojado con violencia de la entrada sur de Chilpancingo, propiciando la muerte de dos estudiantes de dicho plantel.

Indicó que reactivar las movilizaciones en estos días puede ser muy riesgoso para el puerto de Acapulco, principal destino de playa de la entidad, que en estos momentos se alista para recibir a miles de vacacionistas.

“Hoy necesitamos que el turismo voltee hacia nuestros destinos, pero si la gente ve que las calles están tomadas, que no hay circulación y que incluso no pueden entrar a los supermercados, habrá un ambiente que será perjudicial para todos”, apuntó.

Manifestó que es respetuoso de las demandas enarboladas por los profesores, pero señaló que los maestros deben ponderar muy bien los esfuerzos que hacen tanto el Ejecutivo como el Legislativo local hacen para resolver el conflicto.

Por eso indicó: “Creo que el dialogo es fundamental para mantener en Guerrero un estado de gobernabilidad, por eso hacemos una petición de que no se rompa el dialogo, para que los acuerdos se cumplan y no volvamos a tener un escenario de protestas”.

 ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN