14 de marzo de 2013 / 11:58 p.m.

Los integrantes de la CETE de Guerrero arribaron a las instalaciones de Soriana, Liverpool, Sams, Walmart, Aurrera y Comercial Mexicana desde las siete de la mañana.

 Chilpancingo de los Bravo • Activistas del magisterio disidente cerraron los accesos a todas las tiendas departamentales de Chilpancingo durante ocho horas, en el marco de la lucha contra la Reforma Educativa promulgada por el gobierno federal.

Entre las acciones realizadas la jornada del jueves está el cierre de sucursales bancarias, así como la quema de basura a la entrada del edificio que alberga la sección 14 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, lo que irritó a los maestros de la fracción institucional.

Los integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero arribaron a las instalaciones de Soriana, Liverpool, Sams, Walmart, Aurrera y Comercial Mexicana desde las siete de la mañana, con la intención de evitar que los trabajadores de dichas empresas pudieran ingresar a realizar sus actividades cotidianas.

No tuvieron complicaciones para desplazarse de los campamentos que tienen en la explanada del palacio de gobierno y el Congreso local.

Una vez en las inmediaciones de las tiendas, colocaron mantas y pancartas con las que dieron a conocer las banderas del movimiento, principalmente la resistencia a la puesta en marcha de la Reforma Educativa, por considerara dañina para la base trabajadora.

También cerraron la entrada de dos sucursales bancarias ubicadas cerca de la Comercial Mexicana, lo que incrementó el malestar de quienes de pretendían realizar alguna operación financiera.

Los ciudadanos que pretendían realizar compras en los establecimientos cerrados reprocharon la actuación de los mentores, quienes respondieron a los cuestionamientos que podrían acudir a los mercados populares de la ciudad, que hay en varias colonias populares, además de que la principal central de abastos estaba completamente libre.

“Apoyen al comercio local”, respondían los mentores ante los cuestionamientos.

Gonzalo Juárez Ocampo, secretario general de la CETEG explicó que la base magisterial decidió emprender dicha acción, por la negativa del gobierno estatal a sentarse a dialogar para buscar una solución al movimiento, que estalló el pasado 25 de febrero.

Indicó que se busca la manera de establecer acuerdos que impidan la afectación laboral de los trabajadores de la educación, lo que se trastoca sustancialmente con la reforma al artículo tercero constitucional.

Entre otras cosas, los maestros impidieron que los trabajadores del estado y la federación, pudieran utilizar los cajeros automáticos ubicados en los establecimientos arriba mencionados.

La dirigencia de la CETEG sostuvo que de mantenerse una actitud negativa ante la petición de dialogo, las acciones de presión adquirirán cada vez mayor fuerza.

Los bloqueos a los negocios establecidos en diferentes puntos del sur de la ciudad se levantaron a las 15 horas, los maestros dijeron no tener sentimiento de culpa con las empresas porque éstas dan un maltrato sistemático a sus trabajadores, ya que pagan muy poco, explotan mucho y no otorgan prestaciones de ningún tipo.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN