4 de abril de 2013 / 06:22 p.m.

Chilpancingo de los Bravo • Un contingente de maestros disidentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero, tomaron los carriles de la autopista del Sol con dirección al Puerto de Acapulco y advirtieron que de ser reprimidos la responsabilidad será del Congreso local y el gobernado, Ángel Aguirre Ribero.

Los mentores encabezados por el contingente de la Montaña Alta, caminan sobre los carriles hacia la entrada sur de Chilpancingo y hacen un llamado al Congreso estatal para que retome su propuesta de reforma a la ley de educación del estado.

Los maestros señalaron que hay un operativo policiaco preparado para liberar la carretera, pero advirtieron que se mantendrán en el bloqueo porque aseguran que su propuesta no choca con lo establecido en la legislación federal.

De manera simultánea, en el Congreso del estado se prepara la sesión de pleno en la que la Comisión de Gobierno consideré un exhorto al diálogo para evitar que se adopten posturas radicales.

Los maestros permiten el libre tránsito hacia Cuernavaca y la Ciudad de México, sin embargo, no se descarta que cierren por completo la autopista.

Marcha

En la segunda fase de su estrategia y pese a las advertencias que hizo el presidente Enrique Peña Nieto, maestros de la CETEG iniciaron una marcha desde su campamento.

El contingente de unas mil personas inició, sin que se haya dado a conocer su destino.

Mientras se preparaba la movilización, cinco unidades de la Policía Federal esperaban 200 metros adelante, en el estacionamiento de un centro comercial, pero ya se retiraron.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN Y ADRIANA ESTHELA FLORES