22 de abril de 2013 / 08:12 p.m.

Monterrey • Ante la pretendida cancelación de los esquemas de movilización escalafonaria (sic) como ascensos y cambios en el sector magisterial, de acuerdo con el contenido de la Reforma Educativa, un grupo de maestros de izquierda se opondrán a esta iniciativa porque afecta los intereses de los mentores de educación.

El Secretario de organización de la décimo segunda región de la Sección 50 del Sindicato de Maestros, Rubén Mario Garza, subrayó que se integró el Frente Democrático Magisterial, en oposición a la pretendida reforma educativa.

Reveló el informante que en ese sentido, es muy evidente que con estos cambios entran en crisis los sistemas de ascensos que el maestro tiene de manera natural dentro de sus estímulos de crecimiento económico.

"Con este cambio, si se aprueba la Reforma Educativa, ya no será posible que el maestro se promueva para director, sub director e inspector en lo administrativo", sostuvo.Dijo que es lamentable que se pretenda una propuesta de regresión a los derechos laborales de los trabajadores de la educación en todo el país.

"Este es un tema que nosotros estamos planteando con un enérgico rechazo a esas medidas que afectan las conquistas sindicales y salariales en el sector magisterial", precisó Rubén Mario Garza.

Recalcó que en el ámbito local, hay un serio problema con el Isssteleón, donde hay un quebranto financiero de cerca de 360 millones de pesos que el gobierno estatal debe reponer en 10 meses, de los cuales ya son siete meses de la existencia de ese faltante.

En ese sentido, el 1 de mayo los maestros de izquierda como integrantes del Frente Democrático Magisterial, pretenden realizar una concentración frente a la sede de la Sección 50 del SNTE (Washington entre Pino Suárez y Villagrán).

"Lo que pretendemos es que nuestro secretario general, Guadalupe Castillo, nos dé a conocer un informe completo de lo que está sucediendo, como lo de la jornada sabatina", subrayó.

Dijo que esta jornada sabatina fue una medida unilateral de la Secretaría de Educación, sin tomar en cuenta a la organización sindical.

"La jornada sabatina implica que ese día no sea obligatorio, y no se consultó, se concilió ni se llegó a un acuerdo para que los trabajadores pudieran reforzar esa medida", concluyó, Rubén Mario Garza.

VÍCTOR SALVADOR CANALES