5 de abril de 2013 / 11:27 p.m.

Chilpancingo de los Bravo•

Chilpancingo de los Bravo • La Autopista del Sol volvió a ser bloqueada en su totalidad por los maestros de la Ceteg, en protesta a sus demandas.

El cierre ocurrió en el kilómetro 278 a la altura del Parador de Marqués, donde los educadores ya se asentaron en ambos sentidos de la vialidad.

A partir de hoy inicia el regreso de vacacionistas tras finalizar el descanso de Semana Santa por lo que se prevé que el flujo vial permanezca estancado.

La Policía Federal se encuentra en el lugar resguardando la movilización magisterial.

El día de hoy, los maestros ya habían tomado carriles de la Autopista del Sol desde las 11 de la mañana.

Un representante de la Policía Federal se acercó a los maestros que mantienen bloqueada la vialidad, para entablar un diálogo e intentar persuadirlos de que liberen la autopista.

El elemento de la Policía Federal les solicitó que despejaran el área federal, para permitir que las personas que transitan la vialidad puedan pasar y de igual manera, que se desplazaran hacia la zona de Chilpancingo.

Uno de los maestros le respondió al policía federal que solicitan la presencia del gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, y le pidió “un chance” para que las educadores puedan manifestarse.

El ultimátum

A partir de la 17:34 minutos comenzó a correr un ultimátum de la policía federal hacia los maestros cetegistas para que liberen la Autopista del Sol y la entrada sur de Chilpancingo.

En estos momentos cientos de policías federales con equipo antimotín se mantienen apostados sobre el puente elevado del Boulevard Vicente Guerrero a la espera de que el mando superior de la indicación de iniciar el desalojo.

A las 17:30 horas un comandante de la policía federal dialogó con los dirigentes del magisterio y les pidió que liberaran la carretera por la vía pacífica, los maestros pidieron tiempo para hacer la propuesta a sus bases, y en respuesta el oficial estableció un plazo de 20 minutos que empezó a correr a partir de las 17:34 horas.

Maestros y policías se mantienen en sus posiciones, mientras un helicóptero de la policía federal sobrevuela la zona.

Redacción