8 de marzo de 2013 / 06:27 p.m.

Monterrey • Pese a la molestia que generó su resolución en el municipio de Monterrey, el juez Javier Rubén Lozano Martínez defendió el amparo otorgado al casino Foliatti, cuya representación entregó un permiso apócrifo para sortear la acción de la autoridad.

Entrevistado vía telefónica, el titular del Juzgado Segundo en Materia Administrativa rechazó que su proceder tenga visos de irregularidad y, por el contrario, advirtió que su actuación estuvo apegada a derecho.

En función de lo anterior, dijo no estar preocupado por la posibilidad de que la administraciónregiomontana presente una queja en su contra ante el Consejo de la Judicatura, como lo dejó entrever la secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes Ortiz.

“Fíjese que no (me preocupa), porque el acuerdo, tanto el que dicte, como la valoración de laspruebas que de momento se presentaron a la demanda, creo que es correcto. En caso de que haya alguna queja administrativa ante el Consejo (de la Judicatura), alguna situación de esas, yo creo que la actuación habla por sí sola y se ajusta a derecho”, expresó Lozano Martínez.

Frente a los señalamientos de que la licencia presentada por el casino Foliatti a todas luces era falsa, el juez argumentó que todos los documentos públicos tienen validez bajo los preceptos del Código Federal supletorio a la Ley de Amparo, en los artículos 129 y 202.

No obstante, anticipó que la veracidad de ese permiso ya es combatida por la autoridad municipal, tal como lo diera a conocer Pámanes Ortiz el pasado miércoles.

“Se exhibe con la demanda en un documento público y por lo pronto tiene validez plena, salvo que se pruebe lo contrario. Incluso en el juicio ya se están ofreciendo pruebas para desvirtuar la veracidad de ese documento, las pruebas todavía no se desahogan, eso es lo que tenemos.

“Los documentos públicos tienen valor probatorio, sin embargo, pueden ser desvirtuados a través de medios de prueba, es la fase que ahorita acontece en el expediente”, señaló.

Al existir una nueva clausura de una autoridad diferente a la municipal, en este caso la dirección de Protección Civil del Estado, Lozano Martínez aseguró que la casa de apuestas a la que amparó no puede reanudar sus operaciones.

MILENIO Monterrey dio a conocer la semana pasada el emplazamiento de la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, y del propio gobernador Rodrigo Medina de la Cruz para que los juzgados federales no obsequiaran amparos a los casinos clausurados por la Secretaría de Desarrollo Urbano municipal.

Tras la suspensión provisional concedida por Lozano Martínez, la administración regiomontana amagó con presentar una queja en su contra.

LUIS GARCÍA Y EDUARDO MENDIETA