FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL
2 de junio de 2013 / 01:19 p.m.

Monterrey.- • Decenas de regiomontanos de todas las edades, algunos enfermos, quedaron varados en el aeropuerto de Cancún, porque inexplicablemente, su vuelo de la aerolínea Viva Aerobús se retrasó una y otra vez a lo largo de siete horas.

Desesperados, los pasajeros ni siquiera encontraron un empleado de la compañía que los atendiera, pues los únicos que llegaban a explicarles, pero no a solucionarles nada, eran empleados del aeropuerto.

Alejandro Alvarado, quien viajó con su familia en ese vuelo, grabó parte de la larga espera. Ahí se ve el descontento y el malestar de los pasajeros, que esperaban largas horas, y no podían retirarse, porque los retrasos eran graduales.

A las cinco de la tarde del viernes estaba programado el vuelo, para llegar a Monterrey dos horas después. Sin embargo, les notificaron que había un retraso de una hora, por mantenimiento de la aeronave.

De ahí en adelante, cada hora les decían lo mismo.

Alvarado explica que las irregularidades se dieron desde el principio, pues iniciaron con varias horas de retraso el traslado a Cancún, al grado de que perdieron el primer día de sus vacaciones, planeadas desde hace tiempo.

"Muy preocupante para uno, porque no sabes con quién dirigirte, no sabes a qué hora va a salir el avión, y te cambia toda la planeación de tus vacaciones".

En el video, grabado con su Smartphone, se ve a una anciana en silla de ruedas, esperando, con el cansancio reflejado en su rostro.

Varios niños se durmieron en el suelo o en los incómodos asientos de la sala de espera.

Y se percibe un enojo que no se pudo liberar, porque ni siquiera comprando el pasaje en otras aerolíneas, lograron que se les atendiera. O al menos se les despidiera bien.

"Mire joven, hace una hora que compré un boleto en otra aerolínea y todavía no me pueden entregar aquí mi equipaje, para irlo a documentar", se queja un señor que prefirió no dar su nombre.

Los viajeros perdieron tiempo, perdieron dinero y parte de sus vacaciones, que en lugar de esparcimiento, diversión y descanso, se convirtieron en un molesto incidente por culpa del incumplimiento de la empresa de aviación.