14 de noviembre de 2013 / 10:27 p.m.

México.- Gobierno e iniciativa privada se alistan para dar inicio a partir de este viernes a la tercera edición del programa de descuentos "El Buen Fin", un esquema mediante el cual se busca incentivar la actividad económica del país, a través de ofertas y descuentos en beneficio de los consumidores.

El Buen Fin emula al llamado Viernes Negro (Black Friday) que se celebra desde los años 70 en Estados Unidos y que permite, a través de descuentos, que los comercios aumenten sus ventas y pasen así, de números rojos a negros.

A nivel mundial existen estrategias de rebajas similares que se aplican en países como Canadá, Nueva Zelanda, Australia y Reino Unido, países en donde en algunos casos se promueven donaciones para las clases menos favorecidas.

Y aunque en México todavía no se presentan "compras desenfrenadas" como en la Unión Americana, la temporada de descuentos del 15 al 18 de noviembre podría dejar una derrama económica de 160 mil millones de pesos, de acuerdo con estimaciones del comercio organizado del país.

A la iniciativa mexicana se han adherido miles de empresas de diversos giros, como tiendas de abarrotes, de ropa, zapaterías, almacenes de electrodomésticos, cómputo y celulares, mueblerías, agencias de viaje, aerolíneas, joyerías, galerías y librerías.

Además de automotrices y aseguradoras, inmobiliarias, teatros, museos, hoteles, restaurantes, bares, estéticas, gimnasios, clínicas, farmacias, que ofrecen descuentos en sus productos y servicios del 10 al 80 por ciento, respecto de la mejor oferta del año y todo tipo de promociones y regalos.

En las dos primeras dos ediciones de El Buen Fin, productos como pantallas, teléfonos inteligentes, equipos de audio, cámaras fotográficas y todo tipo de "gadgets" fueron los principales protagonistas, impulsados por un cambio en los hábitos de compra de los usuarios.En este sentido, la compra de equipos y accesorios de tecnología debe realizarse con base en las necesidades reales del usuario en términos de entretenimiento, productividad o formación académica y de acuerdo con la capacidad de pago, opina el director de la firma de consultoría The Competitive Intelligence Unit (CIU), Ernesto Piedras.

En la tercera edición de El Buen Fin, se espera que al menos 50 por ciento de las compras que se realicen con tarjetas de crédito sea a meses sin intereses, dijo el presidente de la Condusef, Mario Di Costanzo.

Refirió que de acuerdo a la experiencia de los dos años anteriores del programa de descuentos, 56 por ciento de las compras se efectuará con tarjeta de crédito y el resto será en la modalidad de débito.

El funcionario de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) indicó que ese porcentaje representará una derrama de 10 mil millones de pesos, que representa 62 por ciento la cartera total actual a meses sin intereses.

De acuerdo con la Asociación de Bancos de México (ABM), las compras con tarjetas de crédito y de débito ascenderán a 38 mil millones de pesos durante El Buen Fin 2013.

En este marco, el especialista en finanzas personales y desarrollo humano, Esteban Kockovic, recomienda a los mexicanos que durante El Buen Fin hagan uso de los beneficios financieros y comerciales que éste ofrece, y saquen el mejor provecho de su aguinaldo, destinándolo, principalmente, al pago de deuda o a la inversión.

Principal Financial Group México, por su parte, señala que la clave del éxito en El Buen Fin es la correcta planificación y prevención de gastos, pues de lo contrario, las atractivas ofertas pueden transformar a un consumidor en un comprador compulsivo.

Y es que, quienes deseen hacer compras en El Buen Fin 2013, deben pagar antes los saldos de sus tarjetas de crédito para evitar caer en posteriores impagos que, con la reforma al código fiscal, podrían terminar en un juicio penal, recomienda a su vez el economista del Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana, Jesús Valdés Díaz de Villegas.

Notimex