25 de octubre de 2013 / 02:48 p.m.

Esta medida sigue a la apertura ayer de un proceso disciplinario por parte de la UEFA contra el club moscovita, después de que sus seguidores presuntamente dirigiesen cánticos racistas al jugador marfileño del City Yaya Touré.La UEFA recuerda hoy en un comunicado que, en caso de actitudes racistas entre el público, el árbitro debe primero detener el juego para que se pida por la megafonía del estadio que cesen esos comportamientos; en caso de que se repitan, ha de parar el encuentro y enviar a los dos equipos al vestuario, mientras se lanza un nuevo aviso a los espectadores; y por último, si no hay cambios, el árbitro debe suspender el partido, una vez tomadas todas las medidas de seguridad necesarias para jugadores y púbico.El resultado de la investigación se hará público el 30 de octubre, al igual que el del procedimiento disciplinario contra el CSKA.El club ruso negó ayer el comportamiento racista de sus seguidores en el partido de Liga de Campeones del miércoles."Tras estudiar detenidamente el vídeo del partido, no hemos hallado insultos de carácter racista por parte de los seguidores del CSKA contra los visitantes, lo que fue confirmado por el delegado del partido", señalaba la nota oficial emitida por el club del Ejército ruso.La nota destacaba que los aficionados abuchearon ruidosamente a los jugadores contrarios, independientemente de su raza."Es incomprensible por qué el marfileño (Yaya Touré) se lo tomó como si fuera dirigido contra él", apuntaba.

EFE