6 de febrero de 2013 / 03:31 a.m.

Contrario al caso de los marinos al frente de la Policía de Monterrey, que deben ceder su lugar a civiles, la Secretaría de Vialidad conservará su estructura.

 

Monterrey.- • A diferencia de los mandos militares en la Policía de Monterrey, sus homólogos en Tránsito y Alcoholes permanecerán por más tiempo al frente de las corporaciones, anticipó la alcaldesa Margarita Arellanes.

Esta semana, la munícipe reveló que existe un plan para que los marinos al frente de la Policía de Monterrey cedan su lugar a civiles en un periodo máximo de tres años.

En el caso de la Secretaría de Vialidad, Arellanes sostuvo que la decisión se justifica por el proceso de fusión previsto para este año con la Secretaría de Seguridad Pública.

“Tal vez en Tránsito vaya a ser un poco mayor (el tiempo que se queden), porque debemos recordar que vamos a iniciar un proceso de revisión para la fusión y vamos a empezar también un proceso para buscar nuevos elementos también para Tránsito.

“Posiblemente (excedería mi administración), pero bueno, es muy pronto para poder definir eso, vamos a esperar primero a tener el diagnóstico y ver cómo vamos a hacerlo de manera operativa”, detalló.

El arribo de los marinos a Tránsito se ha traducido en un mejor control y supervisión, además de que los agentes viales han regresado a funciones abandonadas anteriormente a causa de la inseguridad, como retenes y operativos carrusel, explicó Arellanes.

"Ya los mismos tránsitos no querían salir porque decían que no se encontraban los elementos de seguridad con ellos acompañándolos, cuidando que desempeñaran su función, en este momento se encuentran plenamente desarrollando sus funciones", comentó.

Por otra parte, dijo que las cabezas militares en la Dirección de Inspección y Vigilancia están contempladas para quedarse toda la administración, al advertir que han reforzado los operativos emprendidos por la autoridad municipal.

"Están realizando el trabajo, ustedes han podido dar cuenta de que estamos aplicando la ley, (…) por parte de Alcoholes y del área de Seguridad, los han acompañado únicamente para que puedan realizar su trabajo y ya no hemos tenido amenazas, como tenían algunos otros inspectores", refirió.

A pesar de ello, reconoció que la meta en estas áreas es dejar a futuro un cien por ciento de elementos y mandos civiles, sin fijar un plazo para ello.

"Lo que tenemos que aspirar es a tener corporaciones completamente civiles, pero el apoyo que tenemos actualmente por parte de las corporaciones militares ha sido muy importante para poder atender este tema de inseguridad que tanto ha golpeado a nuestro estado", manifestó.

Luis García