18 de mayo de 2013 / 05:43 p.m.

 Monterrey.-   • Los mandos policiacos y elementos de seguridad de Anáhuac, que fueron detenidos en septiembre de 2012 bajo una acusación de nexos con el narcotráfico, hace unos días fueron exonerados de los cargos y ahora presentarán demandas contra la Procuraduría General de Justicia en el estado y el municipio donde laboraban.

Luego del daño moral del que los exfuncionarios consideran fueron víctimas, también solicitarán una disculpa pública por parte del Gobierno estatal, toda vez que su detención se hizo pública, pero el seguimiento del caso y la liberación no tuvo el mismo tratamiento.

A través de su abogado, Carlos Díaz, los expolicías exonerados: Rubén Múzquiz Riojas, entonces secretario de Seguridad Pública municipal, Jesús Mario Mata Hernández, exdirector de Policía, y ocho expolicías más, consiguieron un amparo que les otorgó el auto de libertad, concedido por el Primer Juzgado de Distrito en Materia Penal, en contra del auto de formal prisión.

El abogado refirió que fueron nueve meses el tiempo que estuvieron detenidos en el Penal de Apodaca y, ahora, por el daño moral y el desprestigio público en perjuicio de sus representados buscarán, aparte de reivindicar su imagen, una disculpa pública por parte del Gobierno del Estado.

“A través de su vocero, se jactan de detenciones, sin embargo, no comunican a la ciudadanía en qué terminan esas detenciones”, estableció Díaz.

Por su parte, Rubén Múzquiz Riojas, externó el coraje que siente, ya que después de realizar un trabajo correcto y digno, les dieran el “premio” de las detenciones, pero advirtió que eso le puede pasar a cualquier funcionario que trabaje en un Departamento de Seguridad.

“Quisiéramos una disculpa pública por el daño que nos hicieron ante toda la gente, los que nos vieron en los medios; (a su regreso, en Anáhuac) tuvimos muestras de cariño y de afecto, ahí lo pueden constatar con todo el pueblo: ellos saben de nuestro trabajo; se siente uno muy emocionado cuando está uno en la calle y se paran a saludarnos, a decirnos que estaban completamente seguros de nuestra inocencia”, relató.

En tanto que Jesús Mario Mata Hernández expresó que su liberación representa “un triunfo y un orgullo” y agradeció a las autoridades judiciales que determinaron el amparo y la inocencia.

Agregó que tiene la intención de continuar en la labor policiaca: “es lo único que sé, llegué a mi rango de director por mis buenas funciones; sí me daría gusto (regresar)”.

.- CON INFORMACIÓN DE FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL