20 de mayo de 2013 / 02:54 p.m.

El Estadio Nacional Mané Garrincha recibirá el domingo el partido entre Flamengo y Santos por el inicio del Campeonato Brasileño, en su segunda prueba antes de la apertura Confederaciones con un duelo entre Brasil y Japón.

El sábado tuvo una prueba inicial con la realización del encuentro entre Brasilia y Brasiliense por la final del campeonato del Distrito Federal, con 22.000 de sus 71.000 lugares abiertos al público.

Para Claudio Monteiro, secretario del Mundial en el gobierno del Distrito Federal, la prueba del sábado "fue un éxito, pero durante esta semana serán realizados los ajustes necesarios".

El funcionario admitió que el estadio fue abierto con 97% de las obras concluidas, con casi todo funcionando como se esperaba. El 3% restante corresponde a detalles de acabados.

Sin embargo, algunos aficionados reclamaron que las puertas de los baños no tenían cerraduras, hubo filtraciones de agua y las señales de internet y telefonía celular no funcionaron adecuadamente.

Asimismo, el acceso para quien llegó al estadio en automóvil resultó complicado porque la policía bloqueó parte de las vías a su alrededor, lo que provocó trastornos de tránsito.

"El tránsito alrededor del estadio fue una de las dificultades que enfrentamos. Para el juego del domingo vamos a intentar disminuir ese espacio restringido para dar mayor fluidez y facilitar la vida del aficionado", anunció Monteiro.

Adelantó que ya se detectaron las fallas ocurridas y que serán corregidas para el partido del domingo, segunda prueba del estadio que se realizará con la totalidad de sus 71.000 asientos disponibles para el público.

"Sé que tuvimos algunas fallas, pero esa fue nuestra primera prueba. Creo que nos fue bien y vamos a mejorar", agregó el secretario del Mundial.

El estadio Mané Garrincha, construido con un costo calculado en 600 millones de dólares, recibirá un partido de la Copa Confederaciones y siete en el Mundial de 2014.

Ap