Sandra González 
23 de julio de 2013 / 02:36 a.m.

 

Monterrey.-  • De acuerdo al reglamento de la Ley de Transporte de Nuevo León, los taxis deben contar obligatoriamente con cinturones de seguridad tanto para el conductor como para los pasajeros, mientras que los reglamentos de tránsito municipales contemplan multas que van de los cinco a los siete salarios mínimos para quienes conduzcan con el cinturón desabrochado, sin embargo esto parece ser letra muerta.

Durante un recorrido por el primer cuadro de la ciudad se pudo observar que la mayoría de los conductores no lo utilizan. Uno de ellos, Juan Alvarado, confesó que aprovechan a que ni las autoridades municipales ni las locales revisan esta situación.

"En los años que tengo trabajando nunca me han multado por eso del cinturón, si te paran por otras cosas o en los mismos operativos que ellos hacen y que si te falta algo y luego ya le van sumando cosas y te sacan lo del cinturón, pero así nada más por no traerlo, nunca", dijo.

Otros como Julio Martínez dicen que es decisión de los pasajeros utilizarlo y la responsabilidad de ellos como conductores es ponerse el suyo.

"Yo, mi responsabilidad es usar el mío, si ellos no se lo ponen ya es decisión de ellos y no los vas a obligar a que se lo pongan, si pasa un accidente pues ahí si le echan la culpa a uno, pero no se fijan en eso", mencionó.

De acuerdo a las estadísticas que tienen en la Cruz Verde de Monterrey, sólo el 24% de pasajeros de vehículos de alquiler utiliza cinturón de seguridad y de los accidentes con consecuencias fatales protagonizados por taxis el 50% son pasajeros que no tenían puesto el dispositivo.

Testigos de esas consecuencias, son los paramédicos quienes luchan por salvar vidas que pudieron evitar el riesgo.

"Las consecuencias de no utilizar un dispositivo de sujeción como el cinturón de seguridad, las personas pueden salir desde con una lesión en el tórax, una lesión en sus extremidades inferiores, hasta la misma eyección del vehículo que pueden terminar algunos metros más adelante dependiendo de la velocidad", explicó Osiris Semeria de la Cruz Verde de Monterrey.

Al sujetar el hombro y los dos puntos de la cadera, el cinturón de seguridad garantiza hasta el 95% el bienestar de una persona en caso de un accidente automovilístico.