28 de noviembre de 2013 / 01:27 p.m.

Monterrey.- Luego de divertirse en una reunión prenavideña, una joven de 24 años de edad en estado de ebriedad se quedó dormida mientras viajaba a bordo de su automóvil sobre la avenida Lázaro Cárdenas.

Varias llamadas hechas a los teléfonos de emergencia puso en alerta a los oficiales de Fuerza Civil y tránsito de Monterrey.

Lo anterior se debió a que sobre la lateral de la mencionada arteria en su cruce de Alfonso Reyes, un vehículo con una persona en el interior se encontraba varado y sobre el camellón.

Ante el temor de que se tratara de otro asesinato en la ciudad, al lugar se desplegaron varias patrullas de esa corporación.

Las unidades de seguridad llegaron al sitio en cuestión de minutos y varios oficiales se acercaron cautelosamente al automóvil.

Pero al llegar cerca de la puerta del conductor se dieron cuenta de que en el interior había una mujer joven, pero al tratar de abrir la puerta esta tenía seguro.

Con la intención de saber si estaba viva, los oficiales comenzaron a tocar con fuerza el vidrio lateral, hasta que después de varios minutos, la joven abrió los ojos.

Tania Janeth Montero Pecina, estaba dormida y en aparente estado de ebriedad; debido a lo anterior se solicitó el apoyo de elementos de la Cruz Verde y Roja de Monterrey.

Al lograr que la joven se recuperara, esta comenzó a insultar a policías, socorristas y medios de comunicación que se acercaron al lugar.

Durante más de una hora, Tania se rehusó a bajar de su automóvil, argumentando que no había atropellado a alguien “Porqué me voy a bajar, no atropelle a alguien”, decía en repetidas ocasiones.

Asimismo cuando dos socorristas de la Cruz Verde le pedían que las acompañara a la ambulancia, Tania reaccionaba molesta y contestaba “ a dónde quieres que te acompañe acaso al baño?.

Sin dejar de tocar su rostro con las manos y decir que ya la habían estresado, Tania volvió a arremeter contra los paramédicos a quienes les grito “que te acompañe tu mamá”.

Posteriormente refutó a quienes le preguntaban si había tomado diciéndoles “Acaso ustedes no toman, se creen santos”? .

La joven  conductora señaló que durante la noche estuvo en una reunión donde según ella había tomado una copa y se dirigía a su casa.

La joven mujer se resistió a dejar su automóvil, pero permitió que un oficial de la secretaría de vialidad y tránsito abordara el auto y en algunos momentos se le vio sonriendo y platicando amenamente con el uniformado.

Tania Janeth se cambió de asiento en varias ocasiones y en uno de ellos quedó de nuevo en el asiento del conductor y frente a ella, de pie un elemento de fuerza Civil, quien con esfuerzo mantuvo la postura, pero en su rostro se observaron las ganas de reír por la situación.

A él le reclamo “Hey tú, mira… mi agua está caliente, cámbiala”, lo que provocó la risa de quienes estaban en el lugar.

Finalmente, la joven fue convencida por un efectivo de Protección Civil de Monterrey, quien la encaminó hasta la patrulla de Vialidad y Tránsito de Monterrey.

Marcial Pasaron