31 de julio de 2013 / 11:40 a.m.

Monterrey • Aun cuando ya tienen liberado el cuatro por ciento de su presupuesto financiero, el gobernador del estado, Rodrigo Medina de la Cruz, dejó en suspenso la contratación de más deuda para el presente año.

Aunque el tema ha creado expectativa, el mandatario estatal aún no define si la deuda se quedará en 49 mil millones de pesos o se incrementará.

“Desconozco en este momento (si se va adquirir más deuda); los detalles los puede dar la Tesorería”, señaló.

Respecto a las críticas de legisladores panistas, que calificaron la reestructuración del estado como un mal negocio comparado con lo hecho en el mismo tema por el municipio de Monterrey, consideró que son cuestiones políticas y prefirió no ahondar en el tema.

“Acabamos de construir una reestructura que fue muy positiva para el estado de Nuevo León, desconozco los niveles de endeudamiento de otras entidades federativas, pero Nuevo León está manejando con responsabilidad su deuda, y esto complementado con el plan de ordenamiento a las finanzas públicas mejor conocido como plan de austeridad, nos va dar mejores condiciones y va consolidar una tendencia favorable para el estado”, dijo.

El gobierno concretó la reestructuración de sus pasivos por 33 mil millones de pesos a un plazo de 30 años, con lo cual puede disponer nuevamente de hasta cuatro por ciento de su presupuesto en financiamientos, que es de 2 mil 500 millones de pesos.

CANDENTES ÁNIMOS LEGISLATIVOS

Mientras tanto, diputados locales del PRI y el PAN se enfrascaron ayer en una airada discusión por las reestructuraciones de las deudas del gobierno del Estado y el municipio de Monterrey, que llegó a los insultos por parte de los legisladores del Revolucionario Institucional.

El tema llegó al pleno de la Diputación Permanente, cuando el diputado del PAN, Francisco Treviño Cabello, presentó un punto de acuerdo para solicitar que el Senado de la República que acelere el proceso de aprobación de la reforma en materia de salud financiera.

El exhorto contenía un comparativo entre las reestructuraciones hechas por el Gobierno del Estado y el municipio de Monterrey, en donde en el segundo, gobernado por Acción Nacional, tiene, según dijeron, mayores ahorros y mejores tasas de interés que la del gobierno central.

Esto molestó a los diputados del PRI, César Serna de León y Fernando Galindo, donde el segundo defendió al procedimiento hecho por la Tesorería del Estado y criticó a la hecha por el municipio de Monterrey. Incluso presentó un punto de acuerdo similar, para exigir al municipio de Monterrey enviar al Congreso del Estado toda la información referente a su reestructuración.

Conforme la discusión avanzó, los ánimos escalaron a la agresión verbal, por parte de Serna de León, contra Treviño Cabello.

“Le permitiste a Fox aumentar la deuda interna cuando fuiste diputado federal; hablas de reestructuración, te hubieras puesto allá bravo, así como estás ahorita de hocicón y de bocón como siempre eres, hubieras apretado a tu presidente Fox y a tu presidente Calderón, tanto tú como tus compañeros de partido”, dijo.

La guerra de bancadas continuó al momento de votar. Por segunda vez, el presidente de la Diputación Permanente, el panista Mario Cantú, aplicó su voto de calidad, pese a que no existió un empate, como se marca en el artículo 86 del reglamento interior del Congreso. Por ello, el legislador de Nueva Alianza, Juan Antonio Rodríguez, pidió la intervención del Oficial Mayor, Baltazar Martínez, que no estaba presente en la sesión.

Finalmente el PAN aprobó el punto de acuerdo al Senado y rechazó el propuesto por el PRI.

PAN ha dado muestra, opina Pámanes Ortiz

Sobre el tema de la reestructuración de una parte de los pasivos del municipio de Monterrey, para la secretaria del Ayuntamiento de este municipio, Sandra Pámanes Ortiz, la acción emprendida por las autoridades regiomontanas no representará problemas para los próximos gobiernos municipales.

A la pregunta de si se diera la alternancia en el poder del Ejecutivo Estatal, ejercicio planteado por legisladores panistas en el sentido de que si Arellanes Cervantes gobernase el estado, hubiese logrado reestructurar la deuda de Nuevo León en condiciones más ventajosas y con mayores beneficios para la entidad, tal y como lo hizo con la de Monterrey, respondió que las administraciones albiazules ya han dado muestras de cómo se enfrenta el reto de la reestructuración de la deuda, algo que fue muy claro durante el gobierno panista que encabezaron Fernando Canales Clariond y Fernando Elizondo Barragán.

"Y ésa ha sido la constante de las administraciones en todos los niveles de gobierno encabezados por nosotros (PAN), en el sentido de darle mayor viabilidad a un gobierno, sea estatal o municipal", indicó Pámanes Ortiz.

SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS Y REYNALDO OCHOA