27 de octubre de 2013 / 03:44 p.m.

Monterrey.- Integrantes del colectivo Bordando por la Paz y de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos, se reunieron este sábado en la Explanada de los Héroes, como apoyo a la familia Caballero, debido a que el pasado lunes el señor Alejandro Caballero y su hija Cecilia fueron asesinados en su vivienda.

En la "marcha silenciosa" fueron colocados alrededor de 300 pañuelos, donde unos 200 de ellos fueron bordados en color rojo en señal de las personas fallecidas y 100 más por los desaparecidos.

 Integrantes señalaron que el gobierno del Estado no ha dado resultados en ningún caso y han dejado a decenas de familias en el quebranto emocional.

Por su parte, Irma Leticia dijo que nunca terminarán de bordar porque la violencia sigue escalando cada día.

Unas 50 personas estuvieron reunidas por al menos media hora, para que la autoridad no olvide la tarea pendiente que tiene con la comunidad en cuestión de seguridad.

A decir de los integrantes, los pañuelos han sido bordados con amor y dolor, pero sobre todo con la esperanza de justicia.

En el evento abrazaron a Dulce Caballero, integrante de dicho colectivo e hija del señor Alejandro Caballero y hermana de Cecilia, quienes murieron en el interior de su domicilio ubicado en la colonia Adolfo Prieto en el municipio de Guadalupe.

MARILÚ OVIEDO