26 de septiembre de 2013 / 01:13 a.m.

Un total de 18 curvas conformarán el circuito que utilizaría la F1 en 2014, en caso de concretarse su regreso a México. En el proyecto del alemán Hermann Tilke destaca la creación de dos más al interior del Foro Sol

CIE–OCESA solo espera la firma del contrato y tener el lugar asegurado para ser parte del calendario 2014 y así iniciar los trabajos de remodelación del autódromo Hermanos Rodríguez para recibir la Fórmula Uno. El proyecto de las modificaciones planteadas por el ingeniero alemán Hermann Tilke ya ha sido presentado a la FIA y recibió el visto bueno.

El trazado que condujeron a principios de la década de los noventa pilotos como el tetracampeón francés Alain Prost, o el tres veces monarca Ayrton Senna, sufrirá modificaciones para recibir al Gran Circo el próximo año, en caso de concretarse. De hecho, el diseño generado por el ingeniero teutón tiene una base más similar al circuito utilizado por la serie Champ Car durante la primera década del siglo.

Competidores como el alemán Sebastian Vettel (Red Bull), el español Fernando Alonso (Ferrari) o los mexicanos Sergio Pérez (McLaren) y Esteban Gutiérrez (Sauber), no se enfrentarían a la dificultad que representaba la curva peraltada, y en su lugar, afrontarían dos curvas al interior del Foro Sol para después tomar la mitad de la mítica zona donde falleció Ricardo Rodríguez de la Vega en 1962.

Antes de llegar al recinto que sirve para albergar conciertos así como a los Diablos Rojos del México, equipo de la Liga Mexicana de Beisbol, el diseño de Tilke contempla una curva de 90 grados, ello con el objetivo de reducir la velocidad de los monoplazas después de transitar la recta trasera del circuito.

Es aquí donde se presenta una de las primeras complicaciones. Cuando Champ Car visitó el autódromo, el Foro Sol no contaba con un asfalto especial. Para el regreso de la Fórmula Uno, todo el suelo del circuito debe ser idéntico y eso incluye la zona del estadio.

Las obras que deben realizarse en ese sector contemplan abrir el suelo, colocar sistema de desagüe y pavimento. Asimismo, la FIA exige que en cada una de estas dos curvas se cuente con áreas de despiste.

La realización de estos trabajos requerirá aproximadamente cuatro meses, una situación que afectaría la celebración de conciertos así como los juegos de locales de los Diablos Rojos del México en su temporada regular 2014.

Las complicaciones crecerán ante los permisos de demolición así como de nuevos espacios que ocupará la pista, dado que la mayor parte del circuito requiere que las zonas de dovelas sean recorridas unos metros al interior de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca. Este proceso deberá ser aprobado por el Gobierno del Distrito Federal.

La gente de Tilke, quienes visitaron el Hermanos Rodríguez hace unas semanas, proyectan que todas las construcciones podrían estar listas en un plazo no mayor a 10 meses, el tiempo exacto para cumplir con las revisiones de la Federación Internacional de Automovilismo antes de que los bólidos de la Fórmula Uno hagan su retorno a México el 7 de noviembre de 2014.

México aparecerá en el calendario de la Fórmula Uno de este viernes con un asterisco, el cual señalará que se encontrará sujeto a la aprobación de la pista.

A partir de ese momento el reloj comenzará una cuenta regresiva para que los motores V6 suenen en el Hermanos Rodríguez.