26 de julio de 2013 / 01:33 p.m.

Monterrey • El primer actor Gustavo Rojo considera un milagro que a sus 89 años de edad continúe trabajando dentro de la actuación.

Con más de cinco décadas en la industria, el actor uruguayo ha sabido mantenerse vigente y con un envidiable estado de salud que logra a base de trabajo.

"A mi edad y con los años que llevo es un verdadero milagro que siga haciendo esto. La clave está en no sentir que uno ya está hecho un traste, al fin del día puedo tener un cansancio físico, pero me siento realizado en decir "todavía éxitos, todavía soy, todavía puedo".

Contrario a lo que sucede con los hombres de su edad, Gustavo Rojo ha omitido de su vocabulario la palabra "retiro" pues dice, nunca se ha visualizado viviendo sin tener que trabajar.

"Es una terapia magnífica. Yo se la recomiendo a todas las personas que lleguen a determinada edad; que no se den por vencidos, que encuentren alguna actividad mental y física para que eso les dé la posibilidad de continuar vigentes y al mismo tiempo de sentirse útiles. Eso es lo que hace que uno pueda seguir haciendo todas estas cosas".

Para Gustavo Rojo, la clave en permanecer intacto a pesar de los años se encuentra en los fuertes genes que ha heredado de su familia, misma que para el actor es símbolo de longevidad.

"Verdaderamente debe de ser una cosa genética porque mi familia ha sido de longevos. También tiene que ver la ayuda del Señor de arriba que siempre me ha rodeado de gente que me ayuda y me cuida".

Expuesto a los más grandes vicios que rondan al medio del espectáculo, Gustavo Rojo confesó que durante su juventud nunca fue tocado por alguna tentación, por ello, el primer actor lamenta que Roberto Sosa, su ex compañero en 12 hombres en pugna, se encuentre inmerso en el alcoholismo.

"Fue muy lamentable porque estaba haciendo un trabajo estupendo con nosotros, pero este problema pudo más que su disciplina. Faltó a algunas funciones, a algunos ensayos. Es muy triste que un hombre tan joven y talentoso tire por la ventana su carrera momentáneamente. No pude ofrecerle un consejo porque todo sucedió rápido, pero espero que tome en cuenta que tiene todo para salir triunfando".

Gustavo Rojo se presentará en Monterrey la próxima semana con 12 hombres en pugna, producción de Jorge Ortiz de Pinedo que tiene pactadas cuatro funciones en el Auditorio San Pedro.

"Acepté realizar esta obra porque es un verdadero reto el alternar con actores de primera calidad que te obligan a tener que estar a su nivel".

NO CORRIÓ A SOSA

Por su parte, Jorge Ortiz de Pinedo quien ayer por la tarde llegó a Monterrey para la promoción de la puesta en escena 12 hombres en pugna, confesó que no corrió a Roberto Sosa por alcohólico.

"Yo nunca despedí a Roberto Sosa, él tenía un compromiso con nosotros de participar sólo 6 semanas en la obra 12 Hombres en Pugna" , señaló Ortiz de Pinedo a su llegada a Monterrey.

ABELARDO LUZANÍA