Rogelio Agustín 
14 de junio de 2013 / 07:52 p.m.

 

Chilpancingo • Con una marcha en Chilpancingo, el magisterio disidente solicitó el esclarecimiento del crimen cometido en contra de tres dirigentes de la Unidad Popular (UP) en Iguala, además ratificó su oposición a las reformas estructurales que impulsa el gobierno estatal.

Pese a la lluvia que se registró en Chilpancingo, activistas de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), representantes del Frente Unido de Escuelas Normales del Estado (FUNPEG), de la Unidad Popular (UP) de Iguala y entre otros del Frente Unido de Representantes Sindicales Autónomos (FUERSA) caminaron del sur hacia el centro de la ciudad.

Los manifestantes ratificaron su oposición a la Reforma Educativa impulsada por el gobierno federal, además anticiparon que no respaldarán la reforma hacendaria ni la energética, pues consideran que son contrarias a los intereses de la población.

También, exigieron el esclarecimiento del asesinato cometido en contra de los dirigentes sociales de Iguala, Arturo Hernández Cardona, Angel Román Martínez y Rafael Banderas Román, integrantes de la UP levantados el 30 de mayo y encontrados sin vida el 3 de junio pasado.

Minervino Morán, vocero de la CETEG sostuvo que mientras no se aclaren los asesinatos de la dirigencia de la UP, habrá la sospecha de que hay representantes de la clase política involucrados en el hecho.

La marcha culminó en el centro de la ciudad, donde las organizaciones que se sumaron realizaron un mitin político.