17 de febrero de 2013 / 03:45 p.m.

Monterrey • Hasta 2005, las marchas o eventos para conmemorar el Día de la Paz habían sido para la zona metropolitana de Monterrey ocasiones para realizar evendos cívicos, con palomas blancas, votos por la tranquilidad, una sana convivencia y otras buenas intenciones... pero a partir de 2006 los deseos empezaron a ser exigencias.

Con la llegada del sexenio de 2006, la marchas comenzaron a ser más sentidas.

El 4 de febrero de 2007 líderes de las principales religiones del estado emprendieron la llamada Marcha Por la Paz y Los Valores Humanos, misma que sería replicada en Santa Catarina dos semanas después.

En el municipio de San Pedro Garza se realizó otra por Colegios y la sociedad civil el 21 de septiembre del mismo año.

En medio de un ambiente tenso por las balaceras, granadazos, secuestros, desapariciones forzadas, extorsiones y la serie de ejecuciones que afectaban a todo el estado, organizaciones no gubernamentales, iglesias y organismos intermedios organizaron la llamada Marcha Ciudadana por la Seguridad “Iluminemos México” en Nuevo León, durante agosto de 2008.

Entonces la violencia afectaba a gran parte del país. En México Alejandro Martí iniciaba su cruzada para exigir justicia por el secuestro y asesinato de su hijo menor de edad.

En aquella ocasión, el 29 de agosto, Iluminemos México se efectuó en el Distrito Federal, Monterrey, Guadalajara y otras ciudades de 25 estados.

Esta ha sido hasta el momento una de las más concurridas en Monterrey, con unos 40 mil personas.

En septiembre de 2010 el Gobierno del Estado, ya en la época de Rodrigo Medina de la Cruz como gobernador, organizaciones priistas y religiosas se unieron para organizar la marcha Unidos por la Paz.

En mayo de 2011 el movimiento que encabezaba el poeta Javier Sicilia pasa por Monterrey con la Marcha por la Paz con Justicia y Dignidad, y partir de ese año familiares de desaparecidos realizan movilizaciones en la ciudad.

El año pasado, en octubre, médicos del Seguro Social, cansados de los embates del crimen organizado a su gremio, salieron a las calles a exigir seguridad a las autoridades.

ALEJANDRO SALAS