25 de febrero de 2013 / 02:41 a.m.

Guerrero • Estudiantes de nueve normales públicas del estado de Guerrero marcharán este lunes junto a sus padres para solicitar la instalación de una mesa de diálogo con el gobernador Ángel Aguirre Rivero, pretenden solicitarle que se pronuncie contra la reforma educativa que promulgará este lunes el presidente de la República Enrique Peña Nieto.

Representantes del Frente Unido de Normales Públicas del Estado de Guerrero (FUNPEG) ratificaron la postura que mantienen contra la reforma impulsada en el gobierno federal, misma que los llevó a cerrar sus respectivas escuelas desde el 12 de febrero pasado.

Actualmente no hay actividades académicas en la Normal Rural de Ayotzinapa, la Centenaria Escuela Normal del Estado Ignacio Manuel Altamirano (CENEIMA), la Normal Federal Rafael Ramírez, la de educadoras Adolfo Viguri Viguri, el Centro Regional de Educación Normal (CREN) de Iguala, la Normal Regional de la Montaña y la Vicente Guerrero de Arcelia.

Los representantes de las escuelas se negaron a proporcionar sus nombres, por la posibilidad de que se les integren averiguaciones previas a partir del cierre de sus planteles, pero explicaron las razones por las que iniciaron el movimiento.

“la reforma nos afecta porque en adelante nos darán solo contratos y no plazas basificadas; si nosotros aceptamos ese esquema entonces aceptamos que nos dejen sin prestaciones como el servicio médico y de adquirir una antigüedad”, señalaron.

Los estudiantes sostienen que con la reforma se entrará de lleno a la ruta por la privatización de la educación, aunque en el gobierno federal y el Congreso de la Unión no se le maneja en esos términos.

“El gobierno y algunos diputados hablan de una gestión autónoma, pero lo manejan así para no mencionar que entre otras cosas, las cuotas que hasta ahora se cobran de manera voluntaria después se van a reclamar de manera obligatoria a los padres de familia, fenómeno que se ha hecho de facto en los planteles, pero que ahora se pretenden legalizar”, insistió.

Indicaron que la reforma de la que se habla solamente tiene un carácter administrativo porque se centra en reducir sueldos y prestaciones a los trabajadores, pero no se ofrece ninguna innovación a los planes y programas de estudios.

Agregó que la reforma no se impulsa por especialistas, solo por políticos y funcionarios que tienen perfiles más de empresarios que de educadores.

Por eso indicó que este lunes más de 3 mil personas, entre estudiantes y padres de familias van a salir a las calles de Chilpancingo para pronunciarse contra la reforma y solicitar la instalación de una mesa de diálogo con el gobernador Aguirre Rivero.

Jesús Sánchez Moctezuma, padre de familia de una alumna de la Centenaria Escuela Normal Ignacio Manuel Altamirano (CENEIMA), denunció que son varios los funcionarios de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) que han amagado a los jóvenes que participan en el movimiento con hacerles perder el semestre escolar.

“Nosotros queremos pedirle a la Secretaría de Educación y al gobierno estatal que asuma una postura más sensible y que se siente a dialogar, porque no se vale amenazar a los muchachos con una situación tan delicada, lo que ellos plantean es una situación justa que va encaminada a garantizarles un futuro cuando entren al ejercicio de la carrera que actualmente cursan”, indicó el señor Sánchez Moctezuma.

Este lunes será la primera ocasión en que los padres de marchen junto a sus hijos, pero anticipan que no será la última ocasión, ya que esperan que en el gobierno estatal y la federación haya una actitud más receptiva y se abra un espacio para el dialogo.

ROGELIO AGUSTÍN