3 de septiembre de 2013 / 12:13 a.m.

Guerrero • Pese a la intercepción de un grupo de militares, policías comunitarios de Tixtla y activistas de diferentes organizaciones sociales marcharon en Chilpancingo para exigir la libertad de Nestora Salgado García, líder de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) en Olinalá.

La marcha a favor de la libertad de Salgado García estaba programada para las 11 de la mañana del lunes, tenía como punto de partida el parque Margarita Maza de Juárez, ubicado en la salida norte de la ciudad.

Dos horas antes, en el camino que va hacia el cerro del Fortín, en la ciudad de Tixtla una unidad militar interceptó a un contingente que llegaba del municipio de Olinalá.

Los bajaron de una camioneta y revisaban el interior de la unidad, cuando comunitarios de Tixtla y vecinos del mismo barrio los increparon para reprocharles su proceder. Entre otras cosas porque estaban desarmados y no le faltaban al respeto a nadie.

Hubo un intercambio de palabras y los militares fueron rodeados por una cantidad importante de pobladores, una patrulla repleta de policías estatales llegó al lugar para auxiliarles y en medio de la discusión cortaron cartucho para tratar de imponerse.

El promotor de la CRAC en Tixtla, Gonzalo Molina González increpó a un par de oficiales del Ejército para señalarles que su forma de actuar no tenía justificación habida cuenta de que estaban desarmados y no obstaculizaban la vida cotidiana de Tixtla.

Los oficiales pidieron que se les abriera el acceso y que se retirarían sin problema, lo que finalmente ocurrió.

La marcha en Chilpancingo comenzó después de las 13:00 horas, avanzó por la avenida de los Insurgentes, tomó Benito Juárez e Ignacio Ramírez para ingresar al zócalo, donde se desarrolló una primer concentración.

Gonzalo Molina señaló que hay en Guerrero al menos 32 policías comunitarios detenidos y dos desaparecidos, por lo que llamó a las autoridades para que dejen de proceder con mano dura, ya que solamente generan tensión social.

La movilización siguió y el segundo punto fue el Congreso local, lugar en el que pidieron que los diputados locales de Guerrero tomen nota de las agresiones que se han cometido últimamente contra la Policía Comunitaria (PC), para efecto de coadyuvar en la búsqueda de una solución al conflicto.

Los oradores hicieron hincapié en el hecho de que el encarcelamiento de la coordinadora de la CRAC en Olinalá, Nestora Salgado García constituye una gran irregularidad y que en consecuencia el Estado debe rectificar, de lo contrario la problemática social se puede complicar todavía más en Guerrero.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN