Óscar Rodríguez 
8 de agosto de 2013 / 12:02 a.m.

 

 

Oaxaca • Profesores de la sección 22 de la CNTE y simpatizantes de la nueva FULS -APPO marcharon esta tarde y se concentraron en un mitin frente a la sede del palacio de Gobierno de Oaxaca, para exigir la libertad de ocho profesores y un activistas acusados del plagio de los sobrinos del Presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Gerardo Gutiérrez Candiani.

La movilización de los docentes se efectuó para acompañar el encuentro que tuvo una la dirigencia de dicho gremio con funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Secretaría de Gobernación, donde se discute la posibilidad de ofrecer un amparo a los detenidos.

Simultáneamente en diversas regiones, los maestros realizaron protestas para solicitar la intervención de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), a fin de que los presos puedan recibir medicamentos y alimentación adecuada, pues presentan problemas de salud que al no ser atendidos correctamente en casi tres meses desde su detención.

También aprovecharon para pedir la presentación con vida de los eperristas desaparecidos Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, a 74 meses desde su detención “arbitraria”.

Entre los profesores detenidos se encuentran Mario Olivera Osorio, Lauro Atilano Grijalva, Leonel Manzano Sosa, Sara Altamirano Ramos y Damián Gallardo Martínez.

Los maestros y los activistas fueron detenidos por elementos de la Policía Federal implicados en el rapto de dos menores, perpetrado a sangre y fuego el 14 de enero pasado en inmediaciones de la agencia de Guadalupe Victoria, cuando las víctimas eran trasladadas por sus escoltas al colegio.

El testimonio de las víctimas, quienes lograron identificar a sus captores, fue crucial para lograr la detención de los implicados.

Los menores relataron a sus padres y las autoridades que permanecieron atrapados en el interior de una cisterna, hasta que se logró el pago del rescate correspondiente.

Una de los implicadas, Sara Altamirana, fue pre candidata de la coalición PAN-PRD y PT, por el municipio de Jalapa del Márquez, hasta antes de ser detenida.