27 de mayo de 2013 / 05:20 p.m.

La alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, hizo oídos sordos a las críticas del PRI en contra del proyecto de fusión de policía y tránsito, al advertir que la decisión no se tomará a la ligera.

Cuestionada tras los señalamientos de diputados del tricolor, la edil regiomontana sostuvo que la intención es entregar el mejor producto posible y destacó que en otros municipios el esquema ya opera con éxito.

""Esto es partidista, si ellos vieran el Semáforo del Delito verían que los últimos Semáforos del Delito, al menos los de este año y desde noviembre (pasado) donde cuida la Policía de Monterrey es siempre los que salen (mejor).

""Actualmente no tenemos ni un solo rojo y que comparen con lo que tiene el resto, la verdad no voy a politizar, no voy a participar este tema que es muy importante, yo les pediría que sean serios y que no salgan con este tipo de ocurrencias partidistas"", manifestó.

Recordó que los datos provienen en forma directa de la Procuraduría de Justicia y avalan el funcionamiento de la corporación municipal, que pretende ampliar su campo de acción.

Por ello, descartó que este proceso impida el avance de las negociaciones para que la policía municipal se haga cargo de la vigilancia en la totalidad de la capital del Estado.

""Son temas que se están viendo de manera paralela y en donde siguen avanzando cada uno...no está reñida una cosa con la otra, simplemente vas generando mayor cantidad de elementos, hay 150 elementos que actualmente se están capacitando y vamos a continuar con ese proceso"", refirió.

Arellanes dijo que estos efectivos harán labores de tránsito, ya que la opción más viable hasta ahora es que los policías realicen funciones de agentes viales, pues la preparación contraria toma mucho más tiempo.

La fusión de ambas corporaciones fue aprobada por unanimidad por el Cabildo regiomontano dentro del Plan Municipal de Desarrollo, en el eje de seguridad planteado por la alcaldesa panista.

Apenas la semana pasada, tras varios meses de análisis, los regidores recibieron un anteproyecto del esquema que la administración busca aplicar para el resto del trienio.

— LUIS GARCÍA