5 de febrero de 2013 / 03:22 a.m.

La alcaldesa de Monterrey aseguró que existe un plan para prescindir en forma paulatina de los servicios de mandos de la Secretaría de Marina, el cual se llevará un proceso largo y estará listo para el final de su administración.

Monterrey.- • Pese a la militarización actual de las policías, la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, anunció que heredará una corporación 100 por ciento civil, desde mandos hasta su personal operativo.

Tras darse a conocer ayer la tendencia de los municipios de recurrir a fuerzas federales para reforzar sus cuerpos policiacos, Arellanes dio a conocer que existe un plan para prescindir en forma paulatina de los servicios de mandos de la Secretaría de Marina.

El plazo para ello coincide prácticamente con su fecha de salida de la administración municipal, en el año 2015.

“Por supuesto que sí, ante las necesidades que tenemos actualmente pues si se requirió una ayuda, un apoyo adicional, pero también debemos de trabajar todas las corporaciones en fortalecer nuestro personal civil, que cuente con la capacitación para ponernos un lapso cada corporación.

“Yo lo que espero es que en 2 años y medio, ó 3 (años) ya podamos tener una policía completamente civil, incluyendo los mandos”, aseguró.

El proyecto municipal contempla dejar 2 mil elementos en la policía regiomontana, todos de corte civil pero capacitados con los estándares federales, es decir, mil 500 uniformados adicionales a los que hoy tiene la corporación.

“Estamos hablando que al momento que Monterrey cuente con esos 2 mil ó 2 mil 200 elementos, serán aproximadamente 70 millones de pesos mensuales los que invertiremos en poder tener esta policía, no es algo que resulte barato, hay que invertirle, pero es una inversión a largo plazo”, expresó.

Actualmente, detalló la alcaldesa, el grueso de los uniformados son civiles, aunque se cuenta con un grupo de efectivos que anteriormente pertenecieron a las Fuerzas Armadas.

“Monterrey está formando policías civiles, lo que se hace en el tema de que podamos tener apoyos tanto de la Sedena como de Marina es un apoyo emergente, pero también temporal.

“Lo que debemos de trabajar todos los municipios y todas las corporaciones es poder tener el número de elementos que se requieren con la capacitación adecuada para que en un momento dado ya podamos nosotros de manera propia tener una corporación civil y salir adelante con nuestros propios medios”, consideró.

Arellanes indicó que el plus que aporta la capacitación de la Secretaría de Marina es una mejora en la disciplina de los elementos, además de que estos se sienten respaldados por personal que cuenta con mejores habilidades en el uso de armas de fuego.

No obstante, sostuvo que el grueso de los módulos a los que fueron sometidos estaban encaminados a convertirlos en una policía de contacto ciudadano.

LUIS GARCÍA