9 de agosto de 2013 / 03:09 p.m.

San Nicolás de los Garza • Cien balones de futbol fue la apuesta que hizo la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, con el presidente municipal de San Nicolás de los Garza, Pedro Salgado Almaguer, en torno al Clásico 100 entre Tigres y Monterrey.

Mientras que Margarita Arellanes es seguidora de los Rayados del Monterrey, Pedro Salgado lo es del conjunto felino, e incluso ambos portaron playeras de sus equipos preferidos en la reunión que tuvieron en el Museo de San Nicolás, ubicado la colonia Potrero de Anáhuac.

La alcaldesa de Monterrey pronosticó un marcador de 3-1 favorable a Rayados, mientras que el edil nicolaíta dijo que el partido quedaría 1-0 a favor de los Tigres, y expresó que ya es hora de que el conjunto felino gane en su casa, en el estadio Universitario.

Los presidentes municipales comentaron que los balones serán comprados con dinero propio del alcalde que pierda la apuesta y serán donados al municipio ganador, y en caso de empate, ambos harán la aportación.

Arellanes Cervantes expresó que lo importante es que es una oportunidad para convivir, ya sea en familia o con amigos.

"Como en todas las familias, tengo hermanos tigres y unos somos rayados. Esta parte de la fiesta deportiva, en el último Clásico, en el último partido, me tocó llevarme a mi casa a mi esposo, un tigre, que iba algo enojado, pero digo, no se vale dejarnos de hablar, tanto en las mismas familias, como parejas, como amigos.

"Aquí lo vemos como una fiesta, como una oportunidad más de convivir, y en este caso Pedro y yo lo vemos como una oportunidad de poderles brindar algo bueno sobre todo a nuestros niños", comentó.

REDACCIÓN