29 de enero de 2013 / 03:08 p.m.

La edil de Monterrey no quiso opinar sobre la agresión que sufrieron jóvenes panistas por supuestos militantes del PRI.

 

Monterrey.- En respuesta a los señalamientos en su contra vertidos por la dirigencia estatal del PRI, la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, aseguró que son temas de partido en los que no se meterá.

La munícipe negó de forma escueta que la denuncia pública que realizo el presidente del PAN, José Alfredo Pérez Bernal, sobre los ataques hacia militantes albiazules durante una protesta en Palacio de Gobierno sea un intento de desviar la atención de temas polémicos de su gestión.

"No voy a caer en estas situaciones, este es un tema entre partidos, una situación muy lamentable en donde desafortunadamente se dio violencia contra algunos jóvenes, pero eso es un tema que tendrán que dilucidar los partidos políticos.

"Por supuesto que no (buscó desviar la atención), por supuesto que no, categóricamente (lo niego)", concluyó.

LUIS GARCÍA