17 de enero de 2013 / 02:22 p.m.

Monterrey • La alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, logró reducir a la mitad los honorarios que el gobierno de la ciudad pagará al intermediario contratado para renegociar la deuda municipal.

Desde noviembre pasado se ha discutido en corrillos políticos la contratación de la firma Law Trading & Consulting, a quienes se pidió reestructurar el total de la deuda de Monterrey, del orden de 2 mil 122 millones de pesos. En esas fechas se estableció que por este servicio,el intermediario cobraría honorarios del 3 por ciento del total renegociado, equivalente a más de 63 millones de pesos.

Fuentes de la Tesorería de Monterrey que no quisieron ser citadas por su nombre dijeron que la alcaldesa logró que el pago de honorarios se redujera del 3 al 1.5 por ciento del total renegociado. Con esto, el monto de lo pagado al intermediario financiero sería inferior a 32 millones de pesos.

Varios especialistas que fueron consultados en las semanas posteriores a la negociación inicial habían comentado que 63 millones de pesos a un negociador externo por su intermediación era una cifra muy elevada. En su opinión, estos servicios no deberían significar un pago superior al uno por ciento del total renegociado.

Bajo esta óptica, aunque Arellanes Cervantes logró bajar a la mitad los honorarios del negociador, para dejarlos en 1.5 por ciento del total, el pago seguiría estando por encima de lo esperado por los especialistas.

La Tesorería municipal ha defendido su decisión de contratar a un tercero para refinanciar su deuda, porque ello le significará ahorrar al erario municipal cerca de 120 millones de pesos al año, gracias a que la negociación ha logrado una reducción neta en las tasas de interés que el Ayuntamiento deberá pagar por sus créditos.

Las fuentes consultadas ratificaron que las gestiones de la firma significaron una reducción del orden de 300 millones gracias al diferencial de intereses.

La contratación de un intermediario para negociar la deuda del municipio ha estado en la mira desde la administración de Fernando Larrazabal Bretón, quien intentó contratar a la firma de negociadores durante sus dos últimos meses en el cargo.

REDACCIÓN