2 de noviembre de 2013 / 02:53 p.m.

México.- La cantante colombiana Margarita Gaviria, mejor conocida como "La Diosa de la Cumbia", logró su cometido de compartir con su público mexicano en el Auditorio Nacional un poco de sus raíces de folklore colombiano y lo mejor de sus canciones y el amor por México.

En punto de las 20:35 horas las luces del recinto del Paseo de la Reforma se apagaron, para dar paso al espectáculo musical con tres parejas de bailarines, no sin antes de que el público, que llenó el foro, exigiera con aplausos el comienzo. 

Un gran telón de color blanco que cubría el escenario cayó desde lo alto para dejar ver el vestuario colorido y amplio de un ballet de danza contemporánea, que mostró su tradicional baile, con el cual dan vida al tradicional Carnaval de Barranquilla. 

Después de presentar un pequeño espectro de la fiesta colombiana, Margarita y Sonora aparecieron en el escenario para dejar en claro que es colombiana de nacimiento, pero con un corazón que porta un sombrero charro y un sarape mexicanos. 

La cantante después de abrir con el tema "Yo me llamo cumbia", ligó un rosario de temas que adentraron a los espectadores a su ritmo y ambiente con "El Equipaje", "Esta vida" y "Mi bombón", logrando con ello un coro monumental de 10 mil personas que también convirtieron en pista de baile los pasillos del coloso.

El torrencial aguacero que se dejó sentir en las inmediaciones del Auditorio Nacional no fue pretexto para que la gente lograra llegar y presenciar a su ídolo, entre ellos la egresada de la primera edición de la Academia, Estrella Benigbe Veloz Llamas, quien dijo ser fan número uno de Margarita. 

Asimismo asistió al recinto el heredero de un romanticismo de balada, Camilo Blanes, hijo del gran cantante español Camilo Sesto, quien también se declaró ferviente admirador de la colombiana y su estilo festivo de ver la vida. 

Ante la juventud de la noche, "La Diosa de la Cumbia" siguió apropiándose del gusto de los presentes al deleitarlos con canciones como "La piragua", "Amor de mis amores" y "la pollera colorá", no sin antes mostrar un performace de la cultura musical colombiana. 

El espectáculo rápidamente se acercaba a la mitad, cuando apenas entraban en confianza los espectadores al escuchar temas como: "Déjalo ir", "Juepa", "Escándalo", "La Luna de Banrranquilla", "Corazón partío" y "Te olvidé". 

Ya en ambiente, la misma Margarita sorprendió a sus seguidores al presentar en el escenario al joven cantautor e integrante del grupo Camila Samo, con quien cantó a dueto la letra de "Sin ti" y "Qué de mí", mismas que fueron coreadas de principio a fin. 

En seguida Margarita agradeció el apoyo al obsequiar emblemáticas canciones como "El africano", "El cucu", "Capullo y sorullo", "La colita" y "Qué bello", esta última con la que anunciaba la presencia de su hijo Jonathan, a quien presentó para amadrinarlo en su carrera de solista. 

Tal como ella lo afirmó a Notimex, cuando anunció su concierto en el Auditorio Nacional, su amor de "mamá gallina" no espero, porque invitó a cantar a dueto a su primogénito el tema "Valdrá la pena", para luego dejarlo solo ante el público y cantar los temas "Duele" y "Merengue", y encargarle a la gente lo apoye. 

El recital cumbiambero llegaba a su fin con canciones como "La vida es un carnaval", "El cumbiambero", "Colegiala", "Nube gris" y "Oye", esta última con la que se despidió de su público y de su gente.

Notimex.