3 de julio de 2013 / 12:56 p.m.

La Ley para Seguridad en  Espectáculos Deportivos  del Distrito Federal se topó  con la Liga MX como su  más reacia opositora ante  el temor de Decio de María y Enrique Bonilla de que la legislación  alentara los señalamientos sobre  el organismo como generador  de violencia a través del futbol.

Fueron ríspidas las reuniones  que sostuvo el diputado Eduardo  Santillán con los dirigentes de  la Liga MX que, sin empacho,  mostraron su inconformidad. Fu el propio legislador quien,  en entrevista, confirmó la oposición que mostraron tanto De  María como Bonilla hacia varios  puntos contenidos en esta ley  que se aprobará en septiembre.

"Ha sido un proceso muy largo,  complejo, es una ley que tiene  muchas implicaciones desde el  ámbito administrativo, penal,  que involucra a muchos actores  de la industria. Hemos encontrado resistencia de algunos  sectores, en la Liga MX han sido  muy críticos y se han opuesto a  diversos puntos, aunque se han  venido salvando prácticamente  la mayoría de ellos", señaló.

Santillán reconoció, incluso,  que en una de las reuniones  sostenidas con Decio y Bonilla,  éstos le levantaron la voz ante  su inconformidad: "Decio y también Bonilla son  muy férreos, muy reacios, tuvimos una reunión muy intensa de  ambos lados, planteamos muy  claramente nuestros objetivos,  ésa fue la primera reunión y agradezco mucho que estuvo la Liga  MX, la FMF y los representantes  de los estadios y eso dio como  resultado mesas de trabajo.

Agregó: "a veces no coincidimos  en algunos puntos, pero cada quien  defendiendo muy claramente su  postura ha existido una disposición;  muchas de las observaciones que  se hicieron han sido incorporadas".

PIDEN OPINIÓN

El legislador explicó que se envió  a los asesores ingleses expertos  en seguridad en estadios, Greg  Gillin y Patrick Carr, que trajo a  México a finales del año pasado,  así como a Cristian Barra, creador  del Plan Estadio Seguro, en Chile,  el borrador de esta ley para conocer su opinión y compartir ideas.

"Esta ley final ya la hemos remitido a los asesores que estuvieron  con nosotros para observaciones  de tal suerte que creo tendremos  una ley muy importante que sí  pretende entrarle al fondo de los  temas y que va a sancionar de  manera ejemplar la violencia",  apuntó.

Sobre los trabajos que se están  realizando en el Congreso de la  Unión para legislar a nivel federal  sobre la violencia en los estadios,  y que tiene como su principal rostro al diputado Gerardo Liceaga,  Santillán aplaudió el esfuerzo,  aunque consideró poco viable  que pueda entregar resultados.

"Cualquier ejercicio por regular  y fortalecer es bienvenido, pero  considero que más que tratarse  de una materia federal (la legislación) es materia local por las  implicaciones que tiene.

A nivel  federal, nos puede establecer  una serie de principios en los  cuales deberán centrarse leyes  estatales y, sobre todo, deben ser  leyes locales, porque estamos  modificando aspectos de carácter  administrativo, de carácter penal,  de justicia cívica donde no habría  competencia del Congreso de la  Unión", mencionó.

Incluso, el perredista señaló  que la legislación sobre la que  están trabajando los diputados  federales presenta varias fallas. "Se ha hecho mucho énfasis en  lo del control de barras y sancionar hechos de violencia, hay una  coincidencia total, pero adolecería, hasta el momento, sobre la  responsabilidad que tendrían los  estadios, la FMF, los equipos, eso  no puede dejarse de lado, adolece  hasta el momento de cuál debe  ser la actuación de las fuerzas de  seguridad en manejo de estadios,  no se ha hecho una discusión  profunda sobre cuestiones de  protección civil", enumeró.

Por último, Santillán explicó  que ha buscado reunirse con el  diputado Liceaga para intercambiar ideas, sin que haya tenido  suerte hasta el momento para  contactarlo.

Ricardo Magallán