20 de agosto de 2013 / 02:01 a.m.

Oaxaca • El director General del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, Manuel Antonio Iturribarría Bolaños, estimó que alrededor de 860 mil niños se quedaron sin clases durante el arranque del ciclo escolar 2013- 2014, que representan el 60 por ciento de los estudiantes que cursan la educación básica, a causa del paro indefinido de los profesores de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Advirtió que el gobierno de Gabino Cué dará de tres o cuatro días al magisterio para regresar a las aulas o empezará a descontarle su salario, sin descartar la posibilidad de suplirlos.

Del millón 300 mil estudiantes de educación básica, 960 mil acuden a escuelas oficiales (de la CNTE), pero 100 mil de ellos si están en clases, a causa de la presión de los padres de familia, considero Iturribarría Bolaños, que dijo tener información respecto al cierre de más de 9 mil 200 de 13 mil centros escolares diseminados en los 570 municipios de la entidad.

El funcionario estatal, estimó que un 15 por ciento de las escuelas bajo tutela de la sección 22, no acataron el paro, particularmente en la región de la cañada donde hay más de 100 mil alumnos.

Además de los municipios de la Villa de Mitla y Santa María "El Tule", donde los padres de familia obligaron a los docentes a cumplir con su responsabilidad.

Mencionó que los padres de familia se están organizando para alcanzar acuerdos con los maestros a fin de que retornen a sus escuelas en un plazo de 3 a 4 días, si no les van a levantar actas de abandono de empleo.

"En la escuelas que están cerradas, hay padres que están muy inquietos y molestos por el paro y están previendo desconocer a los maestros con actas de abandono de empleo levantadas por los mismo directores de las escuelas".

"Nosotros buscaríamos intervenir en esta situación para mediar en cada casa a través de nuestra área de servicios regionales".

Sin embargo, Bolaños Cacho, consideró que el paro podría llegar a durar una semana, dependiendo del análisis que hagan los diputados federales de las adecuaciones a la ley general secundaria de la reforma educativa federal.

Mencionó que la consideración del descuento a los profesores paristas aún está en análisis, pero no está descartado, tampoco la posibilidad de suplir a los paristas con emergentes.

En ese sentido, el gobernador Gabino Cué, lanzó un exhorto a los docentes para que retornen a sus aulas, y depongan la actitud, rechazando en lo personal buscar aplicar los descuentos a los paristas.

"Estaremos insistiendo con ellos para que depongan su actitud, más que aplicar descuentos, que es algo legítimo, lo que no queremos es generar más problemas. Deseamos que esta situación se encauce por la vía institucional", afirmó.

En tanto, el líder de la sección 59 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Joaquín Echeverría Lara, confirmó que unos 40 mil alumnos reiniciaron clases este ciclo escolar 2013-2014 en un total de 400 escuelas que están bajo la tutela de unos 3 mil docentes de dicho gremio, ubicadas 50 municipios que se ubican en cuatro de las ocho regiones de la entidad.

Mientras, en la ciudad de Oaxaca hubo escenarios de confusión con el paro, pues mientras alrededor de 73 mil maestros de la sección 22 del CNTE de esta ciudad de más de 13 mil escuelas, no iniciaron sus labores para participar en diferentes movilizaciones en la Ciudad de México, algunos estudiantes junto a sus padres se atrevieron a presentarse en sus escuelas pero se retiraron al leer avisos escritos en cartulinas y pegados en la puerta principal, donde se notificaba del paro indefinido.

"Desde que termina el ciclo, se empieza uno a preocupar por el uniforme, los útiles, ahorita ya tienen todo ahí, los niños ya con ganas de estudiar y nos salen con eso, por eso la educación esta así", expresó Eduardo Gurría.

En tanto Karime, que ingresaría a primer año lamentó el paro de labores. "Si queríamos venir a la escuela, pero como no hay clases tenemos que esperar otra vez a ponernos este uniforme para estar de floja en la casa dijo.

Los maestros de Oaxaca que viajaron a la Ciudad de México en 400 autobuses y realizaron un bloqueo en la caseta de cobro de Chalco, previo a su arribo a San Lázaro.

"Al tomar la decisión del estallamiento del paro indefinido venimos decidido a todo y con posibilidad de enfrentar incluso la fuerza represiva del gobierno federal", expresó Francisco Villalobos, secretario organización de la sección 22, quien dijo que no claudicarían en sus acciones de protestas.

Villalobos afirmó que el paro en Oaxaca no es su responsabilidad sino de los gobiernos federales, estatal y los diputados que no han atendido sus demandas.

Por su parte la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Oaxaca consideró necesario que el gobernador de esa entidad, Gabino Cué, aplique el descuento a los maestros de la sección 22 que este lunes no iniciaron el ciclo escolar 2013-2014.

"Los maestros tienen que regresar a las aulas de clases y los que no lo hagan, hay que hablar con el gobierno federal y estatal para exigirles que nos les paguen. Como en todas partes del mundo, el que trabaja tiene que ser remunerado y el que no pues no", señaló Benjamín Hernández, presidente de Coparmex Oaxaca.

En entrevista, el líder patronal consideró penoso que el magisterio haya estallado el paro de labores, en detrimento de más de un millón de estudiantes de nivel básico.

"Como sector empresarial estamos muy tristes y preocupado (…) Son un millón 300 mil niños que no regresan a clases y es el motor económico del estado, los niños son los que generan que las misceláneas, que el comercio en si sea el motor de las ventas que se generan, yo creo que si nos va a pagar fuerte que no regresen".

Asimismo, señaló que este paro indefinido del magisterio es un indicio de que no "hay manera de que el estado pueda salir adelante en el tema de educación".

Mientras la iniciativa privada y la fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional (PAN), le pidió al gobernador Gabino Cué, aplique los descuentos de salario a los profesores de la sección 22, el Presidente de la Junta de Coordinación Política de la Legislatura Local Alejandro López Jarquín consideró como inapropiado apoyar la medida porque generaría mayor encono.

Precisó que el sector privado lejos de llamar al enfrentamiento entre maestros y gobierno, debería aportar recursos para mejorar la calidad de las escuelas que se encuentran en rezago.

FANNY MIRANDA Y ÓSCAR RODRÍGUEZ