18 de julio de 2013 / 12:47 p.m.

San Nicolás de los Garza.- • Con un arma AK-47, tres personas irrumpieron en un gimnasio de la colonia Jardines de Anáhuac en San Nicolás de los Garza y asesinaron a uno de los clientes.

Los hechos se registraron minutos después de las 21:00 horas, en el negocio denominado “Iron Life”, ubicado en el cruce de la avenida Diego Díaz de Berlanga y calle 9.

De acuerdo a informes proporcionados por testigos, dos hombres y una mujer ingresaron al negocio que se encuentra en un segundo piso y se dirigieron hacia donde se encontraba Sergio Armando Becerra Rodríguez de 18 años de edad.

Accionaron el arma de alto poder y le dieron muerte al joven, quien quedó tendido entre los aparatos del gimnasio.

En el ataque dos personas salieron lesionadas por esquirlas, uno de ellos fue identificado como Guillermo Eduardo Reyes de León de 24 años, quien junto con otra persona que no fue proporcionada su identidad, resultaron con lesiones en el abdomen.

Mientras se estaba llevando a cabo el ataque, uno de los clientes identificado como David Castañeda de 24 años, trató de huir del lugar, por lo que saltó de las escaleras en dirección a la calle, pero en la caída sufrió la fractura expuesta de su brazo izquierdo.

Luego de haber cumplido su cometido, las tres personas salieron del local y subieron a un vehículo del cual no se especificaron las características.

Al la llegada de las autoridades, localizaron en las escaleras, dos recipientes con gasolina, lo que hace pensar que los atacantes intentaban incendiar el local, pero por alguna razón no lo realizaron.

Asimismo el personal de servicios periciales localizaron tres casquillos de un arma AK-47, en el interior del gimnasio, los cuales fueron levantados para integrarlos a la averiguación.

Paramédicos de emergencias San Nicolás, trasladaron a los lesionados a diferentes hospitales, para que fueran atendidos por médicos especialistas.

Mientras que los peritos se encargaban de levantar las evidencias en el interior del local, los agentes ministeriales buscaban alguna cámara de seguridad de los negocios cercanos que pudiera haber captado el momento del ataque y el rostro de los agresores.

REDACCIÓN