5 de febrero de 2013 / 02:13 p.m.

El encargado de la presidencia municipal de Nahuatzen, Michoacán, Wilfrido Flores Villa, fue asesinado de un balazo en la cabeza mientras comía en un restaurante de Pátzcuaro.

En el último año suman cinco atentados contra alcaldes michoacanos, aunque este es el primero que ocurre en la administración de Fausto Vallejo Figueroa.

El anterior ocurrió en noviembre de 2011, cuando fue asesinado Ricardo Guzmán Guerrero, alcalde de La Piedad. En tanto, desde 2007 han muerto 32, incluidos seis de Michoacán.

El homicidio del alcalde de Nahuatzen fue perpetrado por un tirador solitario a las 13 horas de este lunes. El agresor llegó al restaurante Prisci, ubicado en la zona lacustre de Pátzcuaro (a escasos 500 metros de la base de la Policía Federal) y disparó a la cabeza de Flores Villa.

Momentos después el homicida abordó un vehículo manejado por un cómplice, según narraron los testigos.

Los servicios periciales de la Procuraduría de Justicia de Michoacán elaboraron un retrato hablado del agresor, pero carecen de pistas para conocer el móvil del crimen.

Wilfrido Flores Villa, quien antes fue secretario del ayuntamiento, se hizo cargo de la presidencia municipal tras la muerte (por enfermedad) del alcalde priísta, Ignacio Rodríguez Villa.

El periodo para el cual fue elegido venció en noviembre del año pasado, por lo que esperaba que el Congreso de Michoacán designara a un alcalde interino que concluyera el periodo de gobierno 2012-2015.

A raíz del fallecimiento del edil, grupos ciudadanos de Nahuatzen manifestaron su interés por participar en la selección del presidente interino.

En la terna figuraban el malogrado Wilfrido Flores Villa, un síndico municipal y la viuda del alcalde Ignacio Rodríguez Villa.

Sobre el asesinato de Flores Villa, el gobernador Fausto Vallejo Figueroa instruyó al procurador de Michoacán, Plácido Torres Pineda, a esclarecer el crimen sin desestimar ninguna línea de investigación.

 — FRANCISCO GARCÍA DAVISH