8 de febrero de 2013 / 10:53 p.m.

El actor llamó la atención de los medios internacionales en el arranque de la fiesta de cine con su cinta Promised land, dirigida por Gus Van Sant.

 Berlín • El actor estadounidense Matt Damon llevó hoy a la Berlinale el rostro de la estafa ecológica en "Promised Land", un filme de Gus Van Sant sobre la usura voraz de la industria energética que convierte a granjeros en desposeídos de su tierra.

Damon, con su eterna cara de chico bueno pese a interpretar a un engatusador profesional, acaparó los flashes de la primera jornada a competición, compartida con el excelente filme "W Imie" ("In the name of"), sobre homosexualidad y sacerdocio en la católica Polonia.

"Es un personaje en dilema, que trata de no escuchar a su conciencia, aunque sabe el alto coste que implica ignorarla", explicó el actor, el imán mediático de la jornada en un papel diseñado a su medida y en un filme del que es además coguionista yproductor.

"Promised Land" arranca con la llegada de Damon y Frances McDormand a un pueblo de granjeros perdido en EEUU que el consorcio "Global" pretende perforar en busca del gas, por mucho que conlleve envenenar el subsuelo de los prados donde pacen las vacas.

Se trata de perforaciones a kilómetros de profundidad -el controvertido método "Fracking"-, para el que se insuflan productos químicos y que "Global" quiere llevar adelante estafando con un contrato subvalorado a los granjeros.

"No es filme de héroes y villanos. En nuestro mundo, también el de los consorcios sin escrúpulos, uno puede pasar de un lado al otro sin dejar de ser la misma persona", apuntó Van Sant, presente en la Berlinale como nombre de peso entre los 19 aspirantes a Oso.

"Promised Land" dio un buen arranque, en lo mediático, a la primera jornada a competición, aunque en lo cinematográfico la mejor acogida se la llevó el filme dirigido por Malgoska Szumowska, representante del nuevo cine polaco.

EFE