2 de mayo de 2013 / 12:53 a.m.

Monterrey.- • Aunque el Primero de Mayo es un día festivo y, por lo tanto, no laborable, en las calles y avenidas de Monterrey se pudo apreciar la actividad urbana propia de un día común, sin que hubiera una gran cantidad de gente.

Para algunas personas, este festejo fue cumplido al pie de la letra, ya que asistieron a sus oficinas, establecimientos comerciales o a ofrecer el servicio que les ofrece un ingreso, como en un día normal de labores.

En el Mercado Juárez, las fondas lucían con comensales en las mesas, incluso el personal preparaba afanosamente los guisos que serían servidos en el menú del día.

En otros puestos, la gente compraba sus mercancías como en un día normal de trabajo.

"En la casa, me levanté temprano y me vine a trabajar, para nada que se trata de un día festivo, para nosotros es un día como todos, no podemos decir que se descansa, pues en esta fonda se trabajan todos los días del año y nada más, pero eso es parte de nosotros", comenta Laurencio Galván, propietario de una fonda en el Mercado Juárez.

Mencionó que la mayor parte de la clientela lo visita, aunque se trate de un día feriado.

"No, la gente me es fiel, son personas que tienen muchos años de venir a mi local, al igual que sus padres y sabemos que, aunque sea Día del Trabajo, las personas van a venir a visitarnos, porque ya nos conocen".

"En los años que llevamos en este negocio, no hemos cerrado y creo que por eso mismo la gente viene a comer", sostuvo Galván.

De igual manera, otros locatarios del Mercado Juárez abrieron sus negocios y el sentir general era que no tenían miedo de que los clientes no acudieran a hacer sus compras.

"La gente sigue viniendo y este mercado tiene vida todos los días del año y así se puede ver, la gente sabe que está abierto y se deja venir a comprar", dijo Marcos Cruz, vendedor de revistas.

Por otra parte, durante un recorrido por algunas avenidas del centro de la ciudad, se pudo constatar que algunos negocios lucían cerrados, pero la mayoría se mantenían abiertos.

Lugares como el Mesón Estrella, Reforma y Morelos, para el mediodía, se apreciaban llenos.

Taxistas de la Central de Autobuses, al igual que muchos, laboraron en este Primero de Mayo.

"No descansé, pues vivo al día, si no trabajo no hay comida en la casa, ayer fue fin de mes y de quincena y la gente tiene dinero y se va a pasear y hay que estar al pie del cañón, para trabajar y ganar unos pesos extra".

"Festejo el Día del Trabajo trabajando, no hay de otra, es lo mejor que puedo hacer, la situación es difícil", relató Juan Díaz, taxista de la Central de Autobuses.

LORENZO ENCINAS