6 de septiembre de 2013 / 06:00 p.m.

Sebastián Maz confía en la palabra de Gustavo Matosas. El delantero se queda en León. Con un contrato que se termina el próximo torneo, sin fecha cercana de obtener su naturalización, con los cupos de extranjeros copados en los Panzas Verdes, y sin un viso claro de una pronta renovación con la Fiera, a Sebastián Maz sólo le queda confiar en su trabajo diario y en la palabra de Gustavo Matosas quien le ha mencionado que cuenta con él para el siguiente torneo.

El delantero se negó una vez más a salir del equipo, en esta ocasión al Cúcuta Deportivo de la liga colombiana de futbol, quien ayer en el cierre de registros por FIFA intentó hasta el final por llevarse al ariete charrúa.

Además del Cúcuta, Maz tuvo varios equipos para ir a jugar. Con el equipo colombiano se negó a ir porque uno de detalles es que tenía que finiquitar contrato con el León. 

"Sí me comentaron que pudo darse la chance de tratar de salir a jugar, la circunstancia es que yo pertenezco al León y la única manera de salir sería libre (finiquitar el contrato).

Yo, en ese sentido, estaría muy difícil salir, yo estoy muy contento acá, y la idea es prepararme para lo que viene. Sabemos que no estamos jugando oficialmente pero la idea es dar pelea y tratar de mostrar para el torneo que viene", comentó en exclusiva Maz Rosano.

Como la del Cúcuta desfilaron varias oportunidades más para poder migrar y tener actividad. La intención de mandarlo a otro equipo es de que se pusiera a punto para ser registrado el próximo torneo con el León. Tal y como se lo prometió el propio entrenador de los Panzas Verdes.

La pregunta es, ante la eventualidad de no contar con su carta de naturalización, ¿Sebastián Maz ya no tendrá cabida en el León? 

"Con el tema de la naturalización está un poquito trancado, lo peor que puede pasar es esperar hasta fines del torneo que vienen (Clausura 2014) para que pueda salir la carta, hay que tener paciencia y tener confianza en que pueda salir y estar también el torneo que viene acá.

Sabemos que me queda lo que le resta de este y el torneo que viene de contrato, es lo que resta de mi estadía por acá hasta el momento y no ha salido nada hasta el momento".

Todo el plantel verdiblanco obtuvo su renovación de contrato, asegurando así su continuidad en el equipo. El único elemento que no ha renovado es Sebastián Maz.

"(Hay que) esperar a ver si llega un interés de que se renueve (su contrato), también esperar que me hablen y si no trabajar para lo que vienen porque mi idea es andar bien, buscar un lugar para jugar y bueno después Dios mandará.

Y si llega a pasar que me tenga que ir pues son circunstancias del deporte, del futbol, que ni Dios mande, pero la idea de uno es tratar de estar lo mejor para quedarse", confesó.

Mientras que el tiempo pasa el delantero se prepara y concentra para estar lo mejor posible para poder jugar el próximo torneo ya sea como mexicano o como uruguayo, con el León o en otro equipo.

"Yo, en lo personal me quiero preparar para lo que viene, yo no puedo bajar los brazos en ningún momento porque me perjudica a mí mismo, más allá de que no esté jugando todavía", dijo.

La esperanza que tiene "Cabeza" Maz, quien está a gusto en la ciudad y recientemente adquirió una casa, es la palabra que le ha dado desde el primer día el entrenador del León Gustavo Matosas, quién siempre le ha dicho que cuenta con él para el próximo torneo y si número 22 está listo para su regreso.

"Yo la verdad estoy muy agradecido con Gustavo (Matosas) por toda la confianza que me ha dado, por el respaldo y el apoyo. Él me dice que no deje de trabajar, que no baje los brazos", finalizó.

Francisco Vela