5 de abril de 2013 / 04:26 a.m.

San Nicolás.- • A una semana de la brutal golpiza que sufrió un taxista a manos de policías preventivos de San Nicolás, han surgido más testimonios en torno a los hechos.

Uno de estos es el del también trabajador del volante que habita en Apodaca, quien observó cuando los oficiales agredían al ciudadano, la noche del jueves 28 de marzo.

"Yo no sabía que el señor era taxista. Yo creí que había sido algún delincuente que habían pescado. Pero yo entré a comprar lo que tenía que comprar aquí en la tienda", relató el testigo.

A esta persona, cuyos datos se omiten por razones de seguridad, le sorprendió la saña y el salvajismo que utilizaron los guardianes del orden para someter a la persona.

"Pero lo que más me extraño a mi fue ver el sadismo con que lo estaban golpeando", dijo.Le llamó la atención la cantidad de policías que intervenían en el hecho, que arrojó la detención del taxista identificado luego como Martín Osvaldo Corral Garza, de 40 años.

"Yo calculo que eran como unos 10 o 12 policías. E inclusive andaba también una mujer allí con ellos. Y los golpes se oían hasta acá", declaró.

Por un momento pensó en acudir en apoyo del taxista, pues era tanta la agresividad que mostraban los uniformados.

"Yo sentí ganas de irme a enfrentar (a los policías), pero la verdad, porque uno tiene familia, tiene temor. No los enfrenté. No", agregó.

Más tarde, tras llegar a su casa y platicar con su esposa, le expresó la impotencia que sintió al ver aquel episodio y no poder intervenir.

"Que no tuve el suficiente valor de irles a decir a los policías que ya le pararan. Que cuánto podía haber hecho esa gente para que lo estuvieran golpeando de esa manera", subrayó.

Para él, que también labora en el traslado de personas a lo largo y ancho de la zona metropolitana, ese ha sido el peor abuso policiaco que le ha tocado atestiguar.

"Lo agarraban, y luego un policía delgadito se le iba, y luego entre todos lo golpeaban… patadas y todo. Se oían los quejidos, hasta acá hasta la esquina se oían los quejidos", puntualizó.

El ruletero afectado, Martín Corral, quien habita en la colonia Santa Fe, de Monterrey, declinó presentar la denuncia penal, pues teme ser víctima de represalias por parte de los policías de San Nicolás.

AGUSTÍN MARTÍNEZ