Raúl Villarreal
7 de marzo de 2013 / 07:37 p.m.

Consciente que no ha rendido con goles, Luis García dijo que seguirá trabajando sin esconderse y siempre dando la cara.

El delantero español no quiso compararse con Emanuel Villa, y rechazó que esté obligado a responder con goles como el argentino.

¿Sientes que has quedado a deber en Tigres?

"No, la verdad que he tratado de aportar, de hacer goles, hay veces que las rachas no se dan y otras veces veces que le pegas mal a la pelota y entra, a lo largo de toda mi vida ha sido así y momentos en los que salen las cosas y otros que no.

"Nunca me he escondido, nunca me voy a esconder y siempre voy a dar la cara para hacer lo mejor para el grupo y la institución, y por la gente que ha confiado siempre en mi", respondió el atacante en su defensa.

Qué es lo que le ha faltado a Luis García para poder explotar, Villa ha dejado la vara muy alta?

"No hablo de nivel personal, evidentemente Villa está haciendo un gran torneo, no lo vamos a descubrir ahora, lleva mucho tiempo en el futbol mexicano, un montón de goles y como formo parte del grupo me alegro de que así sea porque es el bien colectivo.

"Después a nivel personal sabes que no voy a entrar a valorar, siempre actúo como grupo y me limito a hacer mi trabajo, unas veces salen y otras no, pero sin lugar a dudas mi trabajo está", agregó el ibérico.

Por oportunidades de mostrarse, el español no ha parado, pues el torneo pasado fue titular indiscutible y en el presente está tomando el lugar del lesionado Tito Villa, tanto en la Liga, como en la Concachampions.

Inclusive, por voluntad y compromiso de trabajar para el bien común del equipo no está en discusión, aunque a García le están faltando los goles para acabar de justificar el porqué está por encima de Alan Pulido, cuando el técnico Ricardo Ferretti decide hacer un movimiento ofensivo en los partidos.

¿La buena actuación de Villa con goles te obliga a anotar goles a ti?"No, la presión se la tiene que marcar uno mismo, no porque el que este jugando este haciendo goles. Yo tengo la misma presión cuando juego como cuando no juego, siempre quiero hacer las cosas bien, tratar de hacer goles y es mi forma de vida que he llevado siempre, manifestó el delantero de 32 años de edad.

"No tiene que venir otro compañero para meterte esa presión, uno mismo tiene que tener esa presión de querer mejorar, de hacer las cosas bien, es mi filosofía de mi carrera deportiva y no la voy a cambiar".