Diego Armando Medina 
11 de febrero de 2013 / 06:07 p.m.

 

Han pasado siete años de aquella  tarde en el Estado de México. Un  joven de buena estatura, espigado y goleador en las inferiores  debutaba con el primer equipo  del Monterrey. Jesús Zavala ingresaba de  cambio por el autor del único gol de ese  partido: Oribe Peralta. 

 

Fueron solamente diez minutos, mismos  que bastaron para que Zavala fuera parte  del triunfo de Rayados de visita 1-0 ante  Toluca, pero en especial para que convirtiera  el sueño de toda su vida una linda realidad. De aquel encuentro ya pasaron más de 2  mil 500 días, tiempo en el que La Flecha ha madurado, se ha consolidado como  futbolista convirtiéndose en un seguro  medio de contención. 

 

 

Ya vistió la playera  del Tricolor y el pasado sábado regresó a  la titularidad luego de una fuerte lesión en  su rodilla izquierda. El regiomontano de 25 años de edad charló  con La Aición. Cuenta las cosas que le han  pasado en sus siete años como profesional,  sus máximas alegrías y sus momentos  difíciles, además compartió su objetivo a  inmediato plazo: regresar a la titularidad  y ganarse un lugar de nueva cuenta con la  Selección Mexicana. 

 

¿Qué te dicen estos siete años como profesional? 

 

"Se pasa rápido el tiempo (suspira). A lo largo  de estos siete años me ha pasado de todo  dentro del futbol y espero que sean más  años; contento de seguir jugando futbol y  ahora hay que tratar de hacer bien las cosas  para que puedan ser más años".

 

Platícanos del día del debut… 

 

"Fue en el Nemesio Díez, estaba calentando  y al momento que me habla Miguel Herrera  y me dice que apriete el calentamiento, en  ese momento sentí un poco de nervio, sabía  que iba a entrar.  

 

"Me llama para darme indicaciones y fue  un sueño hecho realidad. Ya estando en la  línea esperando para entrar, la verdad me  pasó toda mi vida por la cabeza, desde que  empecé a jugar hasta ese momento. Todo lo  que sacriicas para llegar al primer equipo.  Entré un poco nervioso pero muy contento  de haber logrado una meta". 

 

Pasaste de ser un goleador a uno de los  mejores en la contención… 

 

"No me lo esperaba, desde que empecé  siempre fui delantero y hasta que llegó La  Volpe fue cuando me cambió de posición,  al principio me costó bastante la posición  pero traté de hacerlo lo mejor posible,  aprender de mis compañeros que jugaban  en esa posición y gracias a Dios les pude  aprender bastante". 

 

¿A quien le aprendiste más en tu posición? 

 

"A Lucho, es un gran jugador, un gran amigo  que le aprendí bastante, desde que estuve  acá lo veía como ejemplo, un jugador que  corre los noventa minutos.  Tengo esa conianza con él para preguntarle los movimientos y cualquier cosa, es  un jugador que la verdad le he aprendido  bastante y espero seguirle aprendiendo,  tengo una muy buena amistad con él",  comenta Zavala.

 

¿Y de tus entrenadores?

 

 "A todos les he aprendido bastante, agradecido con Miguel (Herrera) que fue el que  me dio la conianza para debutar, después  con La Volpe que me cambia la posición y  es un entrenador que le aprendí bastante, y  Vuce, que es un entrenador que fue el que  me dio más conianza, con quien más he  jugado. Agradecido con ellos que tuvieron  la conianza en mí". 

 

Tu momento más alegre… 

"La Final del 2010 contra Santos en el Tec,  porque en ese torneo fue en el que jugué  mas, más minutos, más tiempo y por lo que  signiicaba quedar campeones en el Tec  con nuestra aición; ese partido fue algo  muy emocionante en mi carrera, en mi  vida y es algo que siempre voy a recordar". 

 

El más difícil… 

 

"He tenidos dos lesiones fuertes. La primera  fue la fractura del quinto metatarsiano,  que fue cuando recién debuté, duré seis  meses sin jugar, al principio me fracturé  pero después me dijeron que no había  pegado bien, me tuvieron que operar y fue  mucho tiempo, eso fue algo difícil al inicio  de mi carrera". 

 

¿Y ahora qué sigue para Zavala? 

 

"Ya jugué el sábado de titular; trato de trabajar  bien para volverme a ganar un lugar con  Rayados y regresar con la Selección, que  también es un objetivo; es un año muy  importante por la Copa Oro, la Confederaciones y las eliminatorias".