27 de junio de 2013 / 10:03 p.m.

El trago amargo de las lesiones ya quedó atrás y todo indica que el futbol mexicano recupera al Marco Fabián que alcanzó la cima en la conquista de la medalla de oro de los Juegos Olímpicos Londres 2012.

"Ya lo están recuperando (al Marco Fabián de los Juegos Olímpicos). Ya me siento de la mejor manera, renovado, con muchas metas bien puestas", aseguró el creativo de Chivas de Guadalajara e integrante de la Selección Mexicana que participará en la Copa Oro de la Concacaf.

Puntualizó que "el torneo pasado lo dejó a un lado, también el trago amargo que tuve con las lesiones, (pero) hoy en día estoy al cien por ciento, me siento bien físicamente, he trabajado muy bien y me siento en mi mejor forma dentro de la cancha, así que ahora con las ansias de que empiece esto para demostrar".

Si bien hizo unos espléndidos Juegos Olímpicos y marcó un gol, el primero en el 3-1 sobre Japón en la ronda semifinal, fue en el Torneo Esperanzas de Toulon, de Francia, en el cual resplandeció como goleador, con siete tantos.

Después de la cita olímpica varios de los dirigidos por Luis Fernando Tena bajaron su rendimiento, y Marco Fabián fue disminuido por una serie de lesiones, lo cual se reflejó en el aporte a Chivas de Guadalajara.

Además, fue muy poca su asistencia al Tricolor Mayor, tanto que quedó fuera de la Copa Confederaciones de Brasil, pero ahora es tomado en cuenta para el torneo de la Confederación Norte, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf).

"Tengo ese gran reto en esta Selección. Trato de tomar la responsabilidad, de tomar el equipo y llevarlo adelante, sacar resultados buenos y, sobre todo, sobresalir para ganar un lugar quizá en otras competencias", expresó.

 

A sus 23 años, Marco Fabián es un futbolista de experiencia, por su bagaje internacional, y sus palabras comienzan a tienen eco entre sus compañeros tricolores.

"Ya hablamos todos los compañeros y tenemos el mismo compromiso: Ganar la Copa Oro y estar al cien cada uno de nosotros", dijo del compromiso asumido.

Se sabe que han hecho una especie de coraza para repeler la presión que genera el fracaso del Tricolor Mayor en la Copa Confederaciones de Brasil, así como el historial de un mal funcionamiento en los encuentros de clasificación a la Copa del Mundo de Brasil 2014.

"Estamos concentrados en otra historia, en la historia de poder revertir esto, sabemos que los resultados no se han dado", admitió.

Asimismo, aseguró que aquella situación "nos tiene que motivar en vez de presionarnos. Nosotros tenemos la gran oportunidad de cambiar esto y que sirva para quien esté después de la Copa Oro y poder calificar al mundial, que es lo más importante".