29 de mayo de 2013 / 05:35 p.m.

El español David Ferrer aseguró tras derrotar a su compatriota Albert Montañés en la segunda ronda de Roland Garros que no sintió los problemas del pasado domingo en el duelo contra el australiano Marinko Matosevic.

"Estoy contento con el juego que he hecho, me he sentido mejor que el primer día. Me he sentido muy cómodo en la pista. Tras las dudas del primer día te da confianza para afrontar el siguiente partido", afirmó.

El siguiente encuentro será contra su compatriota Feliciano López, que derrotó al portugués Joao Sousa por 3-6, 6-3, 6-4, 6-4.

Los dos tenistas se han medido en doce ocasiones, con seis victorias para cada uno, pero Ferrer se ha impuesto siempre que el duelo ha sido en tierra batida.

"Feliciano es un jugador diferente. Saca muy bien, sube bastante a la red, juega cortado, es un jugador incómodo. Si te rompe el servicio es difícil recuperarlo", afirmó.

Agencias