10 de julio de 2013 / 12:17 a.m.

Apodaca.- • Con diversas lesiones resultó el conductor de una minicamioneta, luego de estrellarse a gran velocidad contra un muro y terminar volcado, la tarde del martes en la autopista al Aeropuerto.

El exceso de velocidad y la falta de pericia habrían sido las causas del accidente, aunque el conductor y único ocupante aseguró haber recibido un cerrón de otro vehículo.

Los hechos se registraron alrededor de las 15:30 horas en la mencionada arteria intermunicipal, a la altura del rancho San Juan, unos 500 metros al norte del Periférico.

Como Javier Garza González, de 29 años de edad, fue identificado el lesionado, quien dijo ser mecánico automotriz y tener su domicilio en la colonia La Condesa, en Guadalupe.

Garza González se desplazaba en un camión ligero marca Dongfeng modelo 2009, color blanco y con placas de circulación de Nuevo León.

Él circulaba de sur a norte por la autopista al Aeropuerto, con rumbo al municipio de Pesquería, donde realizaría su trabajo como mecánico.

Ante los elementos de la Dirección de Tránsito de Apodaca manifestó que de repente un automovilista le cerró el paso cuando avanzaba por el carril de alta velocidad.

Al evitar ese impactó viró el volante a su izquierda y perdió el control del vehículo, proyectándose en forma aparatosa contra el muro divisorio central.

En esa trayectoria la minicamioneta de plataforma dio varias volteretas y quedó junto al mismo muro.

Para su propia fortuna, el conductor y único ocupante llevaba puesto el cinturón de seguridad, lo que evitó que sufriera lesiones más severas.

En la orilla de la carretera y aún en los carriles contrarios quedaron algunas de las herramientas e implementos del mecánico.

Garza González recibió los primeros auxilios de elementos de Protección Civil de Apodaca, quienes esperaron el arribo de los socorristas de la Cruz Roja Metropolitana.

Los paramédicos trasladaron de emergencia al herido hacia la clínica número 67 del IMSS, ubicada en aquel municipio, donde reportaron que el estado de salud de la persona era estable.

Del caso tomó conocimiento el capitán de Tránsito Municipal Ramón Borrego, quien se encargó de la primera inspección y le dio vista a la agencia del Ministerio Público para la respectiva averiguación.

AGUSTÍN MARTÍNEZ