— ISRAEL SANTACRUZ
5 de agosto de 2013 / 01:43 p.m.

Después del conflicto ocurrido este sábado entre diputados locales del PRI y PAN en pleno evento del dirigente nacional albiazul, Gustavo Madero, los legisladores locales panistas responsabilizaron como autores intelectuales del hecho al gobernador Rodrigo Medina de la Cruz, y al secretario general de Gobierno, Álvaro Ibarra Hinojosa.

Además, consecuencia de los desencuentros sobre la forma de reestructurar las deudas estatal y del municipio de Monterrey, los panistas sumaron nuevos casos contra el Estado, al presentar endeudamientos con una Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) de más 5 por ciento, a la cual se suman comisiones por las cuales se emitieron pagos de 24 millones de pesos.

En rueda de prensa, el diputado local Jesús Hurtado, responsabilizó al mandatario estatal de orquestar el altercado entre partidos.

""Los diputados del PRI no se mandan solos, los manda el gobernador o en algunos casos el operador político, que es el secretario general de gobierno; es un desacierto que el gobernador o Álvaro Ibarra hayan instruido a los diputados del PRI para que atacaran directamente al dirigente del PAN a nivel nacional. Esto pone en riesgo los acuerdos que se pueden tener en los cambios estructurales del país"", expuso.

El líder de la bancada panista en el Congreso del Estado, Alfredo Rodríguez Dávila, calificó como “una payasada” la denuncia interpuesta por los legisladores del tricolor por el delito de agresiones, pues se trata de lesiones que no tardan más de 15 días en sanar, así como fue una imprudencia acudir a un evento panista, pues ellos propiciaron la agresión.

""La denuncia está fuera de lugar. El diputado no tiene lesiones que tarden 15 días en sanar y tampoco sabe quién; es una payasada de los diputados. ¿Cómo nos hubiera ido a si hubiéramos ido a un evento masivo del Partido Revolucionario Institucional a tratarle de detener el paso al presidente Enrique Peña Nieto? Es una imprudencia, fue falta de oficio político"", declaró.

Rodríguez destacó que la denuncia no prosperará por falta de fundamentos, y espera que el Ministerio Público acate esta decisión y que no sean favorecidos los diputados priistas debido al mismo color partidista del gobierno estatal.

Respecto al tema de la deuda estatal, Rodríguez Dávila señaló que tras solicitar de manera oficial la información de 18 endeudamientos, se dieron a conocer los métodos en que se aplicaron. De éstos, el legislador sólo reveló un endeudamiento de 2 mil 400 millones de pesos con TIIE de más 5 por ciento y una comisión para Banca Afirme del 1 por ciento; es decir, 24 millones de pesos. Aunado a ello, destacó uno más aprobado el 20 de marzo por una cantidad de mil 200 millones de pesos, con una TIIE de más 3.5 por ciento.

Con estos recuentos, dijo, se benefició a banqueros a fin de pagar favores de parte del gobierno estatal, por lo que exigió una respuesta al área de Finanzas del Gobierno del Estado.

Para ello, Rodríguez Dávila expuso que buscarán armar una mesa de diálogo y de trabajo con el Gobierno Estatal para analizar los métodos de endeudamiento y evitar “puñaladas financieras”, aunque destacó que no es culpa de los bancos, sino del Ejecutivo por no buscar mejores financiamientos.

""Se ve que están haciendo boquetes financieros, todos los meses, todos los años. Este año ha sido el peor para la historia de Nuevo León en cuanto a comisiones y tasas de interés"", aseguró.

El sábado, los priistas fueron a una reunión panista encabezada por Gustavo Madero, líder nacional del partido, para exigirle que hiciera “entrar en razón” a la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, respecto al tema de la deuda municipal.