LUIS GARCÍA
1 de septiembre de 2013 / 03:00 p.m.

Acudirá a una reunión en la Ciudad de México con otros gobernadores, previo al Informe de Gobierno de Peña Nieto

 

Monterrey • Sin la presencia del gobernador Rodrigo Medina, el Congreso local iniciará este día los trabajos correspondientes al segundo año de funciones, en medio de un clima político enrarecido por la ruptura del diálogo entre el PAN y el Gobierno del Estado.

Fuentes confirmaron desde ayer que el mandatario estatal no acudiría a la instalación del Legislativo, pero descartaron que se trate de una revancha por los recientes desaires que alcaldes y diputados panistas han realizado a las mesas de diálogo.

 

Se informó que Medina de la Cruz asiste a una reunión con gobernadores de todo el país en la Ciudad de México, aunado al hecho de que mañana se lleva a cabo el Primer Informe del Presidente Enrique Peña Nieto.

 

En su representación acudirá el secretario general de Gobierno, Álvaro Ibarra Hinojosa, quién además presentará el mensaje del estado hacia los legisladores.

 

Previendo cualquier escenario, Edgar Romo, coordinador del grupo del PRI emplazó desde ayer a los diputados del PAN a no romper con la solemnidad del acto con ataques hacia el Ejecutivo.

 

“Esa solemnidad amerita respeto a las instituciones, no solamente al Poder Ejecutivo, sino también al municipio, a los titulares de las administraciones públicas de los municipios, va la alcaldesa de la capital (Margarita Arellanes).

 

“Todo esto amerita un comportamiento de cordialidad, un comportamiento institucional sobre todo haciendo los méritos de la sesión solemne”, afirmó.

 

La respuesta de los panistas fue que si existen las condiciones políticas para que Medina se presente hoy en el Congreso local, más allá de las diferencias que se han tenido en las semanas previas y que provocaron la ruptura en las negociaciones, según expresó el legislador Enrique Barrios.

 

“En cuanto a la presencia del Ejecutivo, nosotros creemos que sería muy valioso para él que escuchara los planes de cada partido político. Efectivamente las relaciones no son las mejores, abonaría mucho que él (Medina) escuchara de viva voz de los diputados cuales son los problemas.

“Si hay condiciones (para que acuda), la cordialidad entre poderes debe prevalecer, no creo que nadie tenga la idea de hacerle pasar un mal rato, lo que sí es que la muchas veces la verdad incomoda y tal vez no quiera escuchar lo que tenemos que decir”, sostuvo.

 

En el Congreso local se informó que desde principios de semana personal de seguridad del Gobierno Estatal se presentó en el Legislativo para coordinar los trabajos de logística, y los requerimientos no fueron tan estrictos como en otras ocasiones.

 

Por ello, en los pasillos legislativos se manejaba la posibilidad de que el mandatario estatal no acudiera a la sesión de instalación del Pleno, que por ley se realiza cada primero de septiembre.