16 de enero de 2013 / 12:44 a.m.

El legislador federal indicó que el Gobernador de Nuevo León tendrá que someterse a la línea que les den del centro del país, porque las riendas del poder público vuelven a concentrarse en la capital.

Monterrey.- • Con un Presidente de la República del PRI, los gobernadores de ese instituto político, entre ellos Rodrigo Medina, tendrán que someterse a la línea que les den del centro, porque las riendas del poder público vuelven a concentrarse en la capital del país, concretamente en Palacio Nacional y la residencia oficial de Los Pinos, advirtió el diputado federal, Víctor Fuentes.

Señaló que empezará, aunque de hecho ya comenzó a operar el centralismo, de manera que en el caso de Nuevo León, al mandatario estatal le hubiera ido mejor que la Presidencia la hubiese perdido Enrique Peña Nieto, porque además de compartir el poder con el centro, no influirá para designar al candidato a sucederlo.

El legislador federal dijo que se extrañó mucho que a diferencia de los dos años anteriores, no se dejó ver al gobernador de esta entidad, solicitando y gestionando más recursos ante los representantes populares en la Cámara de Diputados.

"Evidentemente hubo una clara señal desde Los Pinos y los cercanos colaboradores del primer mandatario de la nación para que hicieran a un lado las gestiones individuales y particulares, ateniéndose a lo que les asignaran por parte de la Secretaría de Hacienda", recalcó.

Víctor Fuentes no dejó a un lado el tema de los desaciertos de la administración actual en nuestra entidad federativa, como son los casos de corrupción, la impunidad que sigue galopante y esos despilfarros de recursos que motivaron emprender un plan de austeridad que es más mediático que efectivo.

"Obviamente que ante el proceso electoral a nivel nacional que éste año será en 14 estados de la República, habrá una constante evaluación del priisimo nacional hacia los institutos políticos en cada localidad", subrayó.

El representante popular sostuvo que en el caso local, se destaca por parte de todos los autores de ese partido a nivel nacional, una avaricia desbordada en donde todos los errores y fallas como gobierno llevan a la misma conclusión.

"Es muy evidente que esa avaricia es en el primer nivel del gobierno estatal que encabeza Rodrigo Medina y sus colaboradores más cercanos que fueron designados por amistad, no por las capacidades ni la trayectoria política", precisó.

Víctor Fuentes consideró que por las venas de Rodrigo Medina circula sangre felina y que si bien es cierto ha estado a un paso de quedar fuera de la gubernatura, pues también es que está en duda que concluya su gestión de seis años.

"Es obvio y muchos, inclusive priístas lo dicen, que la imagen del gobernador está muy afectada, de manera que no hay duda que tendrán problemas para poder triunfar en el 2015 y conservar la gubernatura", indicó.

El legislador dijo no tener la menor duda que ante una estrategia muy bien orquestada por el PRI para mantenerse en el gobierno estatal, iría de la mano una remoción del Ejecutivo del Estado, por una persona que tenga mucho más capacidad y menos avaricia en todos los temas que corresponden a ostentar ese cargo.

"El proceso que se avecina, con o sin Rodrigo Medina en el poder, será desordenado, predominará el pataleo ya que con una persona cuesta abajo, no es posible tener buenos resultados, de manera que se pudiese sobre utilizar los miedos que le queden como gobernador para recuperar un proceso de antemano perdido", aseveró.

Finalizó que en otros tiempos se ha pretendido hasta utilizar los aparatos de procuración de justicia para fines políticos, lo cual no estaría exento en un proceso electoral de una persona con tanta inmadurez en el ejercicio de sus funciones.

Víctor Salvador Canales