6 de agosto de 2013 / 04:10 p.m.

"Después de la operación de amígdalas, se complicó todo un poco -perdió siete kilos-, pero los médicos me han tratado correctamente y ya me encuentro bien. Estoy para entrenar", ha declarado hoy en Bangkok, durante la celebración de un acto publicitario.

El internacional brasileño espera empezar la temporada a su mejor nivel y cumplir con las expectativas que el club y los aficionados han depositado en él: "Quiero hacerlo bien y adaptarme rápido. Espero que sea una temporada especial para mí y ayudar al equipo a conseguir títulos".

EFE