2 de septiembre de 2013 / 02:07 p.m.

Tan malo ha sido el arranque  de torneo de Tigres que,  después de siete partidos,  los felinos han puesto en un alto  riesgo su lugar en la Liguilla  y tendrán que tener un cierre  decoroso y de mejor nivel para  poder alcanzar un boleto a la  Fiesta Grande del Apertura 2013.

La cosecha ha sido muy pobre  en lo que va del campeonato para  los dirigidos por Ricardo Ferretti,  obteniendo sólo 8 unidades de  21 posibles, lo que significa un  38.10 por ciento de efectividad,  que de seguir en ese camino le  entregaría la eliminación a Tigres  luego de la fase regular.

Hay una diferencia enorme de  lo que los felinos demostraban  en la cancha el torneo pasado,  y ni qué decir del puntaje, pues  hasta la fecha 8 del Clausura 2013,  Tigres contaba con 20 unidades  y se ubicaba como el líder de la  competencia con seis triunfos, dos  empates, sin conocer la derrota. Actualmente los universitarios  han sufrido tres derrotas, más  que en todo el torneo pasado, en  donde en 17 juegos sólo cayeron  en dos ocasiones. Si se toma en cuenta que para  calificar normalmente un club  necesita entre 24 y 25 unidades,  los felinos tendrían que sumar  17 puntos de los 30 que tienen  por disputar, más del 50 por  ciento, lo que obligará al plantel  del Tuca a esforzarse al máximo  y regresar al buen futbol si no  quieren quedarse sin Liguilla  en este semestre.

Un punto clave por lo que Tigres  sufre en el presente torneo es  la baja productividad ofensiva,  pues a estas mismas alturas el  torneo anterior los felinos habían  marcado 18 goles, mientras que  hoy apenas rebasan la mitad de  esa cantidad, pues han marcado  10 tantos en el Apertura. En cuanto a la defensa, Tigres  ha recibido prácticamente el  doble de goles en contra con 11 ,  cuando en el anterior torneo sólo  habían recibido seis tantos.

Diego Armando Medina